CÉSAR CUBERO
5 de julio de 2016 / 04:23 p.m.

Monterrey.- Los accidentes viales dejan diariamente en Nuevo León, al menos, la pérdida de una vida humana, al sumar en los primeros días del año un total de 182 muertes, donde la mayor cantidad es producto de un atropello.

Según el recuento que realiza MILENIO Monterrey, del 1 de enero al 30 de junio del 2016, en la entidad suman 182 muertos en accidentes viales, de las cuales 74 fueron ocurrieron en atropellos, 44 en choques, 39 en volcaduras y 25 en estrellamientos.

Esto indica que el 40.61 por ciento de los fallecimientos en percances viales en la entidad han sido porque la víctima fue arrollada.

Por ello, la situación para los peatones en la Zona Metropolitana de Monterrey se vuelve cada vez más peligrosa, no sólo en cuestión de movilidad, sino de vida o muerte.

Según las autoridades municipales, en el nuevo reglamento homologado de Tránsito el peatón es prioridad, pero desde que fue anunciado, a finales del mes de mayo en la ZMM, un total de 19 personas han muerto arrolladas.

Los datos con que cuenta este medio indican que en el caso de víctimas mortales por atropello hay una constante, que en ningún mes de este primer semestre se han registrado menos de 10 fallecimientos por esta causa.

De ellos, 11 decesos sucedieron en el mes de enero; en febrero se registró una víctima menos al cerrar con 10, y terminar marzo con 11, finalizando el primer trimestre del año con 32 decesos.

Para el segundo trimestre hay un incremento considerable, sumando 42 muertes por atropello.

Durante el mes de abril se tuvo la noticia de 10 personas que perdieron la vida arrolladas, en mayo la cifra fue de 14 víctimas, y en junio se tuvo la mayor cantidad en el año con 18 decesos, dando un total de 42 fallecimientos.

En cuanto al sexo de la víctima, en la mayoría de los casos ha sido masculino, con 66 casos, por sólo ocho pérdidas humanas del sexo femenino.

La mayor cantidad de muertes viales por atropello han tenido lugar en los municipios de Monterrey y Guadalupe.

En la mayoría de los casos, el conductor responsable del accidente huye del lugar tras el atropello.