15 de marzo de 2014 / 11:44 p.m.

Escobedo.- En Escobedo algo huele mal, es la orilla del río Pesquería, donde los vecinos soportan la peste que despiden los cientos de peces muertos, que se acumulan como la basura. Lo que hace muchos años era un paseo familiar durante la semana santa, ya no lo es.  

Los peces mueren por la contaminación en el agua y despiden olores fétidos, que sobre todo en las mañanas se acentúan.

Leticia González, de 60 años de edad, asegura que toda su vida ha vivido en Escobedo, donde ha visto con tristeza cómo el río Pesquería se ha deteriorado.

Ella al igual que los que viven en las márgenes del río, cruzan el lecho con puentes improvisados, hechos con llantas y tablas que son arrojadas como basura.

Con trabajo a su edad logra bajar una rampa hecha de concreto y como si se tratara de una carrera de obstáculos trata de no caer al agua sucia.

Otro vecino don Raúl Ramos, de 87 años quien comparte su humilde vivienda con su esposa, relató cómo cada año es la misma situación de olores fétidos y peces muertos. A pesar de la difícil situación económica que atraviesa, no se atreve a comer pescado de las aguas contaminadas.  

Los niños se divierten jugando a no caer, saltan y mantienen el equilibrio de una piedra a otra, mientras se asombran de ver a los peces amontonados cubiertos de moscas.

Guadalupe Sánchez