3 de marzo de 2017 / 08:46 p.m.

GUADALUPE.- Habitantes de la colonia Valle Hermoso, donde habitaba el joven peluquero asesinado el jueves en Guadalupe, se mostraron sorprendidos y a la vez consternados por el crimen.

Describieron a la víctima como una persona tranquila y aparentemente sin problemas. Dijeron sospechar que la delincuencia trató de extorsionarlo.

La noche del viernes, a 24 horas del violento incidente, los deudos se preparaban para dar inicio a los funerales, al tiempo que la autoridad continúa con las indagatorias.

Hasta este momento se desconoce la identidad de los dos hombres que cometieron el asesinato, y por lo tanto también el móvil del mismo.

Los agentes ministeriales asignados a este caso han dialogado con algunos comerciantes y trabajadores de negocios ubicados en la zona donde fue cometido el crimen.

Algunos de ellos manifestaron que desde hace varias semanas son molestados por delincuentes que los obligan a pagarles “cuotas” a cambio de dejarlos trabajar.

Inclusive varios de ellos describieron a por lo menos dos individuos que suelen desplazarse en un automóvil Nissan Tsuru de color blanco.

La víctima se llamaba Alexis Salinas González, de 21 años de edad y tenía su domicilio en el segundo sector de la colonia Valle Hermoso.

Familiares y personas allegadas al ahora occiso declinaron hacer comentarios ante las cámaras, pero vecinos del sector donde él radicaba lo describieron como un joven tranquilo.

Manifestaron estar consternados por lo ocurrido, aunque admitieron que el negocio que él operaba era frecuentado por jóvenes que vestían de manera extravagante.

El crimen de Salinas González fue reportado minutos después de las 21:00 horas del jueves 2 de marzo en el número 1100 de la avenida Plutarco Elías Calles, a la altura de la calle Valle Azul, en la colonia La Joyita, de Guadalupe.

Dos desconocidos de entre 25 y 30 años arribaron de manera repentina al negocio “Alexis Salinas Barber Shop”. Uno de ellos realizó cuatro disparos con una pistola escuadra calibre .45.

Paramédicos de la Cruz Roja y de la Cruz Verde local atendieron el llamado de auxilio, pero desafortunadamente ya nada pudieron hacer por el joven.