ISRAEL SANTACRUZ
17 de julio de 2015 / 04:41 p.m.

Monterrey.- La dirección de Protección Civil del municipio de Monterrey colocó sellos de suspensión a las obras que se realizan en el Barrio Antiguo, con la finalidad de construir un mercado comercial.

Los sellos se colocaron por la mañana del 16 de julio, principalmente en la demolición de una fachada catalogada de alto valor de conservación sobre la calle Padre Mier.

Durante toda la semana era posible apreciar el trabajo de demolición en la construcción moderna del inmueble de Morelos, sin embargo esta situación cambió el jueves cuando la obra lució sin personal.

Telediario dio a conocer la intención de un grupo de desarrolladores privados de construir un mercado, formando un pasaje comercial que conecte las calles de Padre Mier y Morelos.

Para ello se demolerán dos casonas, ambas ya altamente modificadas en su interior, pero que pos sus características en las fachadas y materiales de construcción fueron calificadas con un "alto" y mediano" valor de conservación dentro del Catálogo de Inmuebles con Valor Histórico y Artístico de la Zona Protegida Barrio Antiguo.

"Se debe respetar la zona"

Para la presidenta de la Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Monterrey, la arquitecta Nora Toscano, los proyectos de regeneración urbana son bienvenidos siempre y cuando se respeten y preserven las zonas delimitadas como históricas.

Uno de los principales problemas en la entidad son las atribuciones jurídicas para la protección del patrimonio arquitectónico, añadió.

Principalmente porque los inmuebles construidos a partir del 1900 corresponden la vigilancia al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), no obstante no existe una delegación de esta dependencia en Nuevo León.

Y si bien en la entidad existen diversos catálogos de preservación, elaborados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) o el Consejo para la Cultura y las Artes del Estado, éstos carecen de una repercusión legal para los infractores.

Lo del Barrio Antiguo llega como una "mala racha" que vive la ciudad en la no protección a su patrimonio arquitectónico. Ejemplos son la modificación en la fachada del Teatro "Teresa Montoya" o el daño a la visual de la antigua Escuela Industrial "Álvaro Obregón".