FRANCISCO ZUÑIGA 
1 de septiembre de 2016 / 02:19 p.m.

SAN PEDRO.- El Municipio de San Pedro multará hasta con 600 cuotas a la empresa responsable de la construcción donde el miércoles por la noche un derrumbe causó la muerte de dos personas, a reserva de otras sanciones que pudieran genarse por parte de Protección Civil del Estado y la Dirección municipal de Control Urbano.

Por lo pronto, la obra está suspendida de manera provisional, hasta en tanto se realicen los peritajes por parte de autoridades estatales y municipales, y se determina si existen condiciones de seguridad para continuar los trabajos.

El Municipio de San Pedro informó que la sanción que se le aplicará es por trabajar fuera del horario, y va del equivalente de 200 a 600 días de salario mínimo.

Aunque los trabajadores llegaron este jueves desde temprana hora al lugar, ubicado en Vasconcelos y Rosas, en la colonia Santa Engracia, no pudieron entrar porque no fue liberada el área, y aun estaba la cinta plástica amarrilla de seguridad, además de que un elemento de Policía custodiaba el lugar.

El miércoles a las 21:00 horas un derrumbe sepultó a tres trabajadores que laboraban horas extras.

Dos de ellos murieron y uno pudo ser rescatado con vida, pues quedó sepultado solamente hasta la cintura, lo que permitió que las labores de búsqueda fuera rápida, no así con los otros dos, que pasaron varias horas antes de que se pudiera retirar las toneladas de tierra que los cubrieron.

La obra está a cargo de la Constructora Grupo Kelra y albergará una agencia de autos. El Municipio de San Pedro informó que tienen sus permiso en regla, pero serán sancionados porque estaban trabajando fuera del horario permitido. El reglamento municipal especifica que sólo se puede laborar de 7 a 19 horas de lunes a viernes, y los sábados de 7 a 15 horas. El accidente ocurrió a las 21 horas.

Además, la obra tiene que ser revisada por Protección Civil de San Pedro para determinar si existen las condiciones mínimas de seguridad para que los trabajadores sigan trabajando, y por otra parte, si la construcción cumple las especificaciones requeridas por la ley. Esta último peritaje estará a cargo de Control Urbano del Municipio.

Trascendió que en la obra participaron sólo unos ocho trabajadores, puesto que todo se había limitado a excavar un hueco de unos 20 metros de profundidad, y los albañiles apenas iban a empezar a colocar las varillas para construir una pared de contención que evitará un accidente como el que le costó la vida a los dos trabajadores.