Adriana dávila
11 de marzo de 2015 / 09:14 p.m.

Guadalupe.- Decenas de árboles fueron derribados en las orillas del río La Silla sobre la avenida Las Torres, como parte de las obras aledañas al nuevo estadio de los Rayados, situación que mantiene preocupados a los vecinos de la colonia Alamedas de la Hacienda, quienes aseguran que afecta al medio ambiente y a las especies animales que viven ahí.

En el proyecto original se establece que la obra generará actividad económica respetando el entorno natural, pero las obras aledañas a este gran espacio deportivo que se construyen actualmente, son lo contrario, y muestra de ello es la tala de árboles que se ha efectuado en los alrededores del río La Silla, donde el municipio de Guadalupe cimienta un paso a desnivel para los aficionados del futbol.

Sobre la avenida Las Torres y Exposición, en la colonia Alamedas de la Hacienda, el panorama está destruido. La tala de vegetación es evidente y en la tierra todavía hay aserrín.

De acuerdo con testimonios de vecinos del sector, trabajadores que aseguraron ser del municipio, iniciaron a cortar la vegetación el pasado 27 de diciembre, labor que se extendió por lo menos otros cinco días y en la que "desaparecieron" árboles de más de 10 metros de altura.

"Ya se habían cortado árboles, supuestamente eran arbustos, pero el sábado 27 de diciembre empezaron a cortar los árboles de orillas del río y son sabinos que tienen más de 100 años, tendrán unos 10 ó 15 metros de alto", declaró Mayra Mendiola, habitante de la calle Sarape del mencionado sector.

De acuerdo a la joven estudiante de Medicina, ese fin de semana se arrancaron de raíz por lo menos seis árboles grandes y sus troncos fueron rebanados en pedazos pequeños que luego un camión retiró del lugar.

"Yo vine el domingo y los troncos estaban tirados todavía y ese mismo domingo empezaron a tirar otros que estaban sobre la avenida (Las Torres), de hecho tú venías por la avenida y no veías el río, estaba lleno de árboles, y a partir de ese domingo a mediodía ya se veía todo pelón.

"Vine a tomar unas fotos y ese día estaban sacando una raíz grande, entraron camiones a llevarse los troncos que ya habían estado cortando, los hicieron como puras rebanadas y así se los llevaron", aseguró.

Árboles La Pastora
Las imágenes fueron captadas por una habitante de la zona el día que se realizó la tala/Especial

En la intersección de las avenidas se observa una circunferencia de varios metros sin un solo árbol y rodeado de una zanja.

En ese punto hay un letrero del ayuntamiento de Guadalupe que anuncia la "Construcción de drenaje pluvial", que de acuerdo con los vecinos, se trata de obras relacionadas con los puentes a desnivel que se proyectan para ingresar a la nueva casa de los Rayados.

En la página de Internet del municipio de Guadalupe el pasado 23 de agosto de 2014 se informó que el Ayuntamiento dio el banderazo para iniciar la construcción de un paso deprimido en las avenidas Juárez y Las Américas.

La primera, de las dos etapas de esta obra, se desarrolla en el sentido de Poniente a Oriente, es decir, en dirección de Guadalupe hacia Juárez.

"Esto vendrá a desahogar el tráfico que se genera en la zona, que es de nueve mil autos en horas pico, es decir, 150 por minuto", señala un boletín de prensa del municipio.

"Esta obra se enmarca en el contexto de las obras de la construcción del nuevo estadio de futbol del (club) Monterrey, va a permitir que avenida Las Américas y avenida Azteca sea una avenida de fácil acceso y de fácil salida para los miles de usuarios que vamos a tener", dijo el alcalde César Garza Villarreal en aquella ocasión.

El costo de ambas obras será de 110 millones de pesos, indica la información oficial.

Árboles La Pastora
Los encargados de remover la flora habrían sido trabajadores del municipio de Guadalupe/Especial

SIN ÁRBOLES, SIN ANIMALES

Ardillas, cotorras y otras aves son las especies que generalmente habitaban en la zona, pero que han desaparecido, recuerda la señora Rosa Guadalupe Jasso, quien tiene más de 15 años viviendo sobre la avenida Exposición.

"Qué triste se ve todo eso pelón porque están quitándolo, había unas ardillitas que por cierto ya no las he visto, son las mascotas de aquí, nosotros los protegemos, pero ya no las hemos visto", dijo la vecina.

Concuerda con este testimonio el señor José Hernández Rodríguez, dueño de una lavandería en la misma calle.

"Yo nunca he estado de acuerdo en que tumben un árbol, para mí tumbar un árbol es igual a matar a una gente (...) claro que se va a afectar la naturaleza, aquí pasan muchas aves, pericos, pero ya lo que tumbaron ya lo tumbaron, ya lo que viene es supuestamente lo bueno, lo bonito, lo que prometieron", respondió.

"Había bastantes ardillas, yo las veía cruzando, pero ya no las he visto, de hecho también hay pájaros y ya no se ven; había cotorras, yo los escuchaba, pero ya no", dijo por su parte Mayra Mendiola.

De acuerdo con un trabajo de investigación realizada por la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en marzo del 2014 y que tenía como objetivo declarar al río La Silla como área natural protegida, se determinó que en este lugar hay un total de 130 especies vegetales y 11 de fauna silvestre, entre las que se encuentran 70 tipos de aves, 16 de reptiles, nueve mamíferos y ocho peces.

Muchas de estas especies seguramente podrían verse afectadas con la tala de árboles.

REFORESTACIÓN EN EL OLVIDO

El sitio oficial en Internet del nuevo estadio asegura que en el terreno destinado para la construcción se plantarán dos mil árboles de especies nativas de la región y "de larga vida".

Los vecinos contaron que el compromiso hecho por el municipio de Guadalupe en este sentido, era que por cada árbol derribado, se plantarían otros 10, pero desde que inició la edificación del campo de futbol y las obras aledañas a éste, la reforestación ha quedado solamente en palabras.

árboles La Pastora
Los troncos de los encinos cortados se pueden observar en el lugar/Especial
árboles  La Pastora
Algunos de los árboles que quedan en el lugar, tienen marcada una cruz roja/Adriana Dávila
Árboles La Pastora
La tala se realizó el pasado 27 de diciembre de 2014/Especial

EL MUNICIPIO NO INFORMA

La postura de los vecinos de la colonia Alamedas de la Hacienda no es del todo negativa, pues saben que el proyecto el funcionamiento del estadio traerá beneficios al municipio en términos de economía y crecimiento, pero desconocen los pormenores de las obras que se construyen en el sector, pues la autoridad municipal no se presenta a explicarlas.

Y aunque han sabido de juntas vecinales, éstas no se realizan con frecuencia y en ellas no se habla claramente de este tema.

"Nosotros nos enteramos todo por medio de la televisión, supimos de una junta a la que vino el Alcalde, en el parque de abajo, pero hasta ahí", comentó Rosa Guadalupe Jasso.

"Hay cosas positivas y negativas (en el proyecto), porque tenemos que progresar como ciudad grande, pero desgraciadamente están afectando la ecología, yo siempre he dicho que aquí somos privilegiados porque tenemos árboles, aves que a veces no ves en ninguna parte, y mira ahorita nos las están quitando todo", agregó mientras frente a su casa se observa maquinaria pesada entre el lodo generado por la lluvia y la tierra removida que llega hasta las casas.

"Dicen que hacen juntas, yo no he ido, pero estas obras, si el estadio no se hubiera estado, estas obras no estarían (...) para convencer a una gente, siempre le prometen cosas mejores, no te van a decir que van a tumbar todo, aquí supuestamente se va a hacer un parque ecológico alrededor de la Silla, como el Santa Lucía, en palabras va a hacer una cosa maravillosa, pero nadie nos dice nada", declaró por su parte José Hernández, quien también se ha visto afectado en sus ingresos, pues debido a las obras de drenaje pluvial, la calle donde se encuentra su lavandería, ha quedado prácticamente intransitable.

Para Mayra ya no hay marcha atrás, el daño está hecho y nada podrá repararlo, pues los árboles que cortaron eran centenarios, por lo que tendrán que pasar generaciones para que se puedan regenerar; sin embargo es momento de que el municipio y la constructora replanteen las formas en que se contempla construir en la zona, y pide que en ellas se dé prioridad a las áreas verdes, que escasean en la zona metropolitana.

"Es difícil porque ya los cortaron, pero si tienen un proyecto pediría que se cuide la naturaleza que hay ahorita, que se respete, que busquen una alternativa, dejar los arboles grandes, para no tener que cortarlos, necesitamos alternativas ambientales", suplicó.

Un trabajador de las obras, quien sólo se identificó como José Luis simplemente dijo ser ajeno a lo que sucede en el lugar y no opinó del tema.