1 de agosto de 2014 / 12:41 a.m.

Monterrey.- Las irregularidades en que se incurrieron en la construcción del edificio Tanarah son fácilmente regularizables, pero el alcalde d San Pedro, Ugo Ruiz, quiere utilizar el caso como un escarmiento para arreglar los problemas mucho más graves que tiene con otros edificios, aseguró el abogado de la empresa desarrolladora, Javier Livas Cantú.

Aclaró que para la construcción se respetaron todos los requerimientos y lo único que se violentó fue en la altura, pero no en la cantidad de pisos autorizados, ni en ningún otro requisito.

"Ese aumento es fácilmente regularizable, porque no se aumentó el número de pisos, sólo la altura en cada uno de estos", explicó.

De hecho, enfrente se edificarán construcción de 150 metros, mucho más grandes que el Tanarah. Es un punto no cuestionable, y que en todo caso depende de la autorización de los vecinos. El desarrollador, Francisco Montemayor, ya tiene la anuencia de cinco de los ocho residentes en el sector.

"Es un pecado menor en construcción, existen otros mucho más graves, como sería construir metros de más, no dejar área de estacionamientos, cancelar áreas verdes, saturar el tráfico vehicular, o permisos irregulares", señaló.

El problema es la actitud del alcalde Ugo Ruiz.

"Él lo que pretende es utilizar a Tanarah como un escarmiento para todos los otros edificios que tienen problemas mucho mayores, que al ver la sanción ejemplar se acerquen para arreglar cada caso, quiere provocar esas reacciones", aseguró el abogado Livas Cantú.

Livas Cantú lamentó las irregularidades en que ha incurrido el municipio sampetrino dentro del caso Tanarah. Se dio el caso del abuso de autoridad al pedir el Cabildo a un juez federal que incline su fallo en su favor; se hizo una inspección sin invitar a los representantes del edificio, se contrató a un perito no calificado, a quien además se le dio un plano falso, no el que se usó para la construcción del inmueble y que fue elaborado por el arquitecto Jesús González Sáenz.

Además involucraron a Protección Civil Municipal para un fallo sobre seguridad que no le compete, por la altura del edificio.

"Lo que estamos pidiendo es que se escuche la opinión de un perito calificado. Nadie en todo Monterrey va a recomendar que se derribe el edificio, porque está construido con bases sólidas sobre roca".

El abogado mencionó que edificio Tanarah tiene un permiso especial de Construcción otorgado por el Cabildo, durante la administración de Ricardo Margáin y avalado por la de Mauricio Fernández.

FOTO: Carlos Rángel

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL