MARCELA PERLAES
14 de septiembre de 2016 / 07:22 a.m.

MONTERREY.- Basta escuchar la palabra muerte para sentir miedo, angustia o rechazo. De uno mismo o del familiar.

Se sabe que es natural, pero es inevitable el temor a convertirse en nada o dejar de existir, por lo menos en la mayoría de las personas.

El equipo de Telediario realizó un sondeo en el área metropolitana para saber si realmente las personas tienen miedo a la muerte. 

Aunque son menos, hay quienes no le temen, y al contrario, la aceptan y la esperan.

Hay una diferencia en ellos, estudian el proceso de la muerte a través de la tanatología.

“La tanatología es una disciplina encargada del estudio del proceso de vida o muerte, es una disciplina que sirve de vínculo entre diferentes disciplinas científicas, clínicas, psicológicas y sociales”

“Nos enseña a reconocer este proceso de vida o muerte en el que todos estamos involucrados, nos enseña a reconocer lo valioso de nuestro estado de vida, que es un estado transitorio”, explicó el Doctor Manuel Nava, médico profesión, tanatológo y Presidente del Centro de Tanatología Elisabeth Kübler-Ross.

El tanatológo detalló los beneficios de dicha disciplina, como es la aceptación de la muerte como un proceso natural, la capacidad para asumir cualquier tipo de pérdida, la relación con enfermos terminales, la dinámica de las emociones, y el principio de autonomía, es decir, el derecho de las personas a aceptar y decidir como morir.

“No es el objetivo de la tanatología el que se evite el impacto negativo, ni mucho menos que la persona se convierta en algo autómata o insensible y decir la muerte es algo natural, no pasa nada. El objetivo de la tanatología es reconocer de manera objetiva el proceso de vida o muerte, nos permita desarrollar un proceso de duelo lo más adecuado y sano posible”.

Uno de sus estudiantes de Tanatología, quien pidió reservar su identidad, señaló que las personas piensan que estudiar tanatología, es estudiar la muerte, cuando en realidad es una manera de ver y entender el ciclo de vida de una persona, ya sea la vida misma o la de un familiar cercano.

“Se piensa que estudiar tanatología es estudiar solo muerte y no nos damos cuenta que lo que estamos estudiando es la vida en general”.

El dolor no va a cambiar, el dolor va a ser siempre igual, pero vas a estar bien informado y eso te va a ayudar a procesarlo”, dijo el estudiante.

La tanatología no sustituye a la medicina. Es solo una disciplina que ayuda a entender la muerte o el fin de la vida.

El término como tal, sigue siendo un tabú para muchos, para otros ha sido manera de cambiar la vida a un modo positivo.

La elección recae en cada persona.