27 de febrero de 2014 / 03:28 p.m.

Monterrey.- Sin más armas que sus ganas de provocar un cambio, este grupo de mujeres tienen una cita cada viernes con las internas del Penal del Topo Chico.

Lo que inició como un diplomado extraído de una tesis de Maestría, Patricia Basave lo transformó en el eje central de Tejedoras de Cambios, asociación que trabaja con las reclusas en busca de su readaptación.

No se trata de una receta mágica, sino de tratar a las internas como iguales y charlar de mujer a mujer, sin barreras de por medio.

El curso "Guión de Mi Vida" (Un enfoque desde la libertad interior) que se lleva a las internas las orilla al autonocimiento y la aceptación de responsabilidad.

El programa ha tenido un éxito tal que de tener un número reducido de asistentes, hoy el espacio asignado resulta insuficiente.

Las paredes de la asociación civil lucen imágenes alusivas a la situación que atraviesan las reclusas. Una de ellas, con el dibujo de una llave y la frase libertad, se ha convertido en una de las emblemáticas para todas las involucradas.

La asociación, ubicada en la colonia Lomas de Tampiquito, en San Pedro, emplazó al gobernador Rodrigo Medina a destinarles un espacio adecuado, y con techo, para continuar con su labor de reinserción.

Luis García