MULTIMEDIOS DIGITAL
16 de septiembre de 2016 / 02:48 p.m.

MONTERREY.- Luego de que se diera a conocer la sanción de 100 salarios mínimos que el Estado aplicó a los funcionarios implicados en la compra inflada de cobijas a la empresa Mirof, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón expresó que de existir alguna queja o duda respecto a esta resolución, se puede acudir con la Subprocuraduría Anticorrupción.

El mandatario explicó que la sanción está establecida en la ley, por lo que no veía conflicto alguno con la multa interpuesta hacia Rogelio Benavides Pintos, ex subsecretario de Administración, y Gonzalo Padilla Orozco, director de Adquisiciones.

“El proveedor está reconociendo que hizo una mala entrega, no es un sobrecosto, nosotros tenemos los elementos, la Contraloría hizo la revisión, la Fiscalía revisó el tema, y llegaron a ese acuerdo”, explicó.

Ambos funcionarios fueron sancionados con una multa de 100 salarios mínimos, mientras que la empresa Mirof se verá obligada a entregar 60 mil cobijas que no se entregaron en la compra inflada de hace medio año, en la que se presumió el desvío de 29 millones de pesos.