JOEL SAMPAYO @joelsampayoc
6 de octubre de 2016 / 09:19 a.m.

VILLALDAMA.- Dos días de intenso patrullaje aéreo no han permitido aún localizar el avión reportado como desaparecido el lunes tras despegar del Aeropuerto Internacional del Norte.

Un rastreo electrónico ubicó a la nave con dirección a Monterrey el lunes a las cuatro de la tarde luego de realizar un vuelo topográfico. Pero la señal desapareció cuando volaba a 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar, cien metros más abajo de las cúspides de las montañas cercanas.

En un rancho a unos dos kilómetros, por la carretera Monterrey-Colombia kilómetro 62 cabalgaba Jesús González Carmona, quien al arriar ganado, sorpresivamente ocurrió algo que le sobresaltó.

"Escuché un tronido, venía de bajar las vacas, lo oí,  no supe por dónde porque el aire estaba bien fuerte", dijo.

-¿Con qué pudiera comparar ese tronido?

-Como un disparo, algo así. Yo venía con la yegua y la yegua se estremeció. 

Con ese testimonio y las últimas señales del Cesna 206 se centró la búsqueda en una zona escarpada, con vegetación espesa, cubierta con extensas capas de chaparrales, bosques de encino, pino y ébano.

Helicópteros particulares, del Gobierno estatal y hasta un Blackhawk del Ejército rastrearon cañadas, paredes y arroyos para escudriñar alguna pista que permitiera ubicar la nave.

En las incursiones participaron inspectores de aeronáutica civil y el propietario del avión.

Mientras tanto, las familias del piloto Gustavo Montes de Oca y el navegante Héctor Ramírez esperaban novedades en la comandancia de la terminal aérea. Lo único cierto, es que el Cesna 206 continuaba desaparecido y que la búsqueda continuaría.