MILENIO DIGITAL
3 de octubre de 2015 / 08:35 a.m.

Monterrey.- La Procuraduría General de Justicia de Nuevo León (PGJNL) integra una carpeta judicial en contra de los 76 croquistas detenidos por su participación en el enfrentamiento campal que se registró el jueves pasado en la sede; entre ellos está un sobrino del líder sindical, Ricardo Castillo, quien tiene dos órdenes de aprehensión pendientes por robo.

Aunque tiene los ordenamientos pendientes, por el momento, Raúl Castillo Solís continúa a disposición del representante social que integra la carpeta judicial del caso por el delito de lesiones.

Además de Castillo Solís, entre los detenidos están dos ancianos, uno de 70 y otro de 80 años de edad; así como 12 mujeres, entre ellas una menor de edad que quedó a disposición de las autoridades de Justicia para Adolescentes.

El que no apareció en la lista de detenidos que fueron sometidos por los policías es Jesús Manuel Santiago Ordaz, apodado "El Lic Meme", quien en febrero del 2012 se fugó del Cereso de Apodaca.

Trascendió que Santiago Ordaz fue uno de los principales protagonistas del enfrentamiento que ocurrió en la sede de la central obrera, la cual está ubicada en el cruce de la avenida Félix U. Gómez y la calle Espinosa, en el centro de la ciudad.

Testigos y algunos detenidos aseguraron que el prófugo desapareció del lugar, aparentemente cuando se percató que llegaban los elementos de las corporaciones policíacas.

De acuerdo a los testimonios, Jesús Manuel Santiago y sus cómplices dejaron las unidades que tripulaban a dos cuadras de la sede croquista, y eso le permitió volver a escapar antes de ser descubierto por los elementos de las corporaciones que llegaron al lugar.

El hombre continúa prófugo de la justicia de Nuevo León.