31 de julio de 2014 / 01:37 p.m.

San Pedro.- A horas de que expire el plazo límite para presentar un plan de demolición del excedente de pisos de la torre Tanarah ordenado por el Ayuntamiento de San Pedro Garza García a los dueños de la construcción, la polémica entre ambas partes persiste.

Si bien el edificio ubicado en la avenida Vasconcelos ha excedido más de 23 metros la altura en construcción, la empresa Sistemas Óptimos Constructivos (Socsa), ha dado aval de la resistencia de la estructura de la torre.

Con reportes del Instituto de Ingeniería Civil de la UANL, tres peritos especialistas y el programa computacional Cypecad, la compañía Socsa determinó que es óptima la condición del edificio y que no está en riesgo.

"El edificio no tiene ningún riesgo, el diseño lo hicimos el Máster en Ciencias Eduardo Figueroa y el ingeniero Raúl Izquierdo hicieron el trabajo de revisión y todo está correcto", apuntó el ingeniero civil Jesús González Sáenz, en entrevista para MILENIO Monterrey.

La información proporcionada por el perito de Socsa, con datos de Ingeniería Civil de la UANL, discrepa de lo expuesto por el municipio de San Pedro en una rueda de prensa -en la que no se permitieron preguntas- hace exactamente una semana.

En esa presentación San Pedro declaró que el edificio es "altamente riesgoso" y que 12 de sus 15 columnas se encontraban "fuera de norma", entre otros apuntes.

Por ese motivo González Sáenz reveló que los reportes de peritajes brindados por el municipio de San Pedro no son correctos.

"El edificio no tiene ahorita una sola fisura, tiene cinco años de construido y no hay eso que dicen, aún y con la altura que tiene ahora el edificio", comentó.

Para la evaluación de la resistencia, González Sáenz manifestó que se hicieron simulaciones con cargas suspendidas, modificables, "muertas y vivas".

Se realizaron simulaciones de viento y sismo, refirió el especialista, "por lo que el edificio no está en riesgo" como lo declaró el municipio de San Pedro.

Aún y cuando el perito que contrató el Ayuntamiento informó de un "riesgo inminente" en la torre Tanarah, por su parte Socsa detalló que han solventado todas las aseveraciones hechas por el municipio sampetrino.

"Nos dimos cuenta que el señor (Manuel Sáenz) está usando otra información que no es la correcta, no es con la que se está construyendo el edificio.

"Está usando otra información y esa no es con la que nosotros diseñamos. Ahí hay un problema muy fuerte de aseveraciones que están equivocadas", destacó.

Aunque el perito de San Pedro expone que hay zapatas como parte de la cimentación, Jesús González Sáenz argumentó que lo que se tiene es un cubo rígido, el cual da soporte al edificio.

"Inclusive en ese entonces había un edificio del lado poniente y el del oriente, el de lado poniente tenía seis niveles y el de lado oriente tenía 16, agarró el de seis niveles.

"El perito (de San Pedro) dijo que tenía zapatas y no, éste tiene una losa de cimentación. No corresponde, está diciendo que son zapatas", indicó.

En el caso de los vidrios que se han caído, especificó, se ha tratado de incidentes en el proceso de construcción, más éstos no son derivados de la condición de estructura.

"Las roturas de los cristales fueron derivados de incidentes en la obra que fueron por la grúa. Ya cuando terminaron el edificio se crea otra grúa para bajar la otra y este equipo de los dueños de ahí no fue cosa de la estructura, se quebró y se vino para abajo y se quebraron los vidrios", dijo.

Por otra parte, comentó que se han caído más vidrios cuando se colocó una estructura que campaneó y los estrelló.

"Pero la estructura nada qué ver con ese incidente... Es un problema serio el que se caiga un vidrio por eso se tomaron las precauciones, pero este perito (en las fotos) estaba mostrando un vidrio que faltaba", mencionó.

El ingeniero civil puntualizó también que el centro comercial se encuentra totalmente separado de la torre Tanarah.

"El edificio está totalmente separado y con eso está él diciendo que porque está unido tiene un comportamiento distinto el edificio y se están quebrando los vidrios. Eso no es cierto. El edificio es totalmente rígido", aseguró.

A decir de González Sáenz, independientemente de los pisos extras que realizaron sin permiso, Tanarah cumple con las normas vigentes de ACI (American Concrete Institute) y de CFE (Manual de diseño de obras civiles de Comisión Federal de Electricidad).

Asimismo, comentó que el "otro piso" del que habla el municipio de San Pedro, es donde llegan los elevadores, y que se trata de un cuarto de máquinas donde están los equipos de elevadores, el cual se necesita.

FOTO: Carlos Rangel

SYNDY GARCÍA / MILENIO DIGITAL