MULTIMEDIOS DIGITAL | MARCELA PERALES
1 de octubre de 2015 / 01:05 p.m.

Monterrey.- Luego de recibir una llamada de alerta a la corporación de Bomberos, además de saber que tienen que combatir el fuego, los elementos tienen que lidiar con el tráfico y los conductores que no ceden el paso ante la emergencia.

Para los rescatistas el tiempo corre a partir de que escuchan el sonido de la alarma. Se colocan el traje especial y se suben a la unidad dispuestos a salvar vidas.

Durante un recorrido de Telediario abordo de uno de los camiones se observó que los automovilistas aún no cuentan con la cultura de ceder el paso a pesar de traer encendidas las sirenas.

Los rescatistas también son víctimas de las malas obras pues las malas condiciones del pavimento y los baches han dañado en ocasiones las bombas que utilizan para combatir el fuego.

El área metropolitana de Monterrey se extiende cada vez más, sin embargo los apoyos para Bomberos de Nuevo León son cada vez más insuficientes.

La estación número dos, ubicada en Brisas,al sur de Monterrey, se encarga de brindar el auxilio en caso de siniestros desde su sede en la colonia del mismo nombre, hasta los límites con el municipio de Santiago, hasta donde hacen un tiempo de entre 12 y 17 minutos sin haber tráfico. Su apoyo se da en el caso de la colindancia con Guadalupe en el sector de Contry, en San Pedro hasta Río Nazas, así como la avenida Morones Prieto.

Sin embargo, la estación cuenta con apenas un sólo camión, y opera con tres elementos. Debido a esto es que se requieren más apoyos para nutrir las carencias y ayudar en caso de incendio.