MARCELA PERALES
8 de enero de 2018 / 08:29 a.m.

ESPECIAL.- México puede presumir de especies únicas en el mundo y gran parte de ellas están concentradas en la Entidad, sin embargo, aunque están protegidas por ley, las especies son saqueadas por extranjeros y coleccionistas.

El equipo de Telediario acudió al municipio de Rayones, uno de los sitios favoritos de los saqueadores para extraer la flora, especialmente las cactáceas, biznagas y cactus.

“Viene gente de Estados Unidos, de Japón y de todas partes vienen y se las están llevando. Traen vehículos alquilados, llegan aquí y se las llevan”, señaló Flavio García, ejidatario de la zona.

Algunos investigadores señalan que son los mismos ejidatarios quienes ayudan a los extranjeros a ubicar las zonas de protección, otras dependencias como la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente, dice hacer programas de conciencia con las personas para que no revelen las áreas de las especies protegidas.

Sin embargo, la dependencia está consciente del problema.

“Tenemos también otras protegidas que son la biznaga barril, otras más conocidas como son el peyote que es más conocido por acá por el Estado, San Luis Potosí, por esa zona. La biznaga burra, la biznaga viva, el bonete de obispo.

Algunas veces hemos logrado interceptarlos pero hemos encontrado que solamente les encontramos fotografías más no el material en su posesión”, explicó Víctor Cabrera, delegado de la PROFEPA en la Entidad.

Mario Alberto Valdés, biólogo e investigador del tema, señala que también existe una base de datos entre extranjeros de Europa y Asia, en donde se comparten las coordenadas de la Sierra en Nuevo León, donde están ubicadas las diferentes especies protegidas.

“Existe un flujo de información entre los saqueadores donde se intercambian las localidades como barajitas. Se intercambian las localidades, se pasan información y dan con la planta y esto les permite saquear a gran escala las especies”, dijo el experto.

Información de la dependencia federal y la Facultad de Ciencias Biológicas indican que en el país existen cerca de 2 mil 382 especies probablemente extintas, en peligro de extinción, amenazadas o con protección especial.

De ellas, el 88 por ciento se concentra en Nuevo León, cuyos lugares de saqueos son los municipios de Santiago, Rayones, Galeana, Iturbide, Linares, Allende y Aramberri.

El artículo 420 del Código Penal Federal señala de uno a nueve años de prisión para quien realice actividades con fines de tráfico, capture, transporte o extraiga del país algún ejemplar de flora silvestre protegida.

Un delito que generalmente queda impune en la Entidad.



dezr