MULTIMEDIOS DIGITAL
8 de agosto de 2016 / 12:12 p.m.

MONTERREY.- El ex gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz, promovió un amparo contra una posible orden de aprehensión y por segunda ocasión intenta evadir la cita que le envió el Poder Judicial a petición de la Subprocuraduría Especializada Contra la Corrupción, la cual busca sentarlo en el banquillo de los acusados para imputarle varios delitos en los que, supuestamente, incurrió al firmar el contrato con la empresa Kia.
.
Medina de la Cruz y su defensa recurrieron a la protección de la justicia federal ante el mismo juez segundo de distrito en materia penal, quien la semana pasada le otorgó la primera suspensión de amparo para que no tuviera la obligación de presentarse a la cita que le habían programado para el 28 de julio.

En este nuevo amparo que se registró con el número 453/2016, el ex funcionario estatal solicitó la protección contra la detención, orden de aprehensión, arraigo y comparecencia.

Ante ese panorama, es muy probable que este 9 de agosto, Rodrigo Medina vuelva a desatender el llamado que le hizo el personal de Gestión Judicial y no se presente en la audiencia que le reprogramaron en la sala número 1 del Palacio de Justicia de Monterrey.

El pasado martes 2 de agosto, los agentes del Ministerio Público de la Subprocuraduría Especializada contra el Combate a la Corrupción solicitaron una audiencia privada, en la que trataron de conseguir que un juez de control les obsequiara la orden de aprehensión en contra del ex gobernador.

Sin embargo, después de seis horas de debate, el juzgador que analizó esa petición se negó a dar la orden solicitada por los fiscales que participan en las investigaciones de la llamada "Operación Tornado".

Los representantes sociales trataron de conseguir el ordenamiento horas después de que el juez segundo de distrito en materia penal se negó a otorgar, en el primer amparo, la suspensión definitiva que le había solicitado el ex gobernador, quien por ese trámite solo consiguió evadir la primera comparecencia.