6 de octubre de 2014 / 03:56 p.m.

Monterrey.- La mala calidad de los pavimentos y su deficiente reparación provocan pérdidas y maltrato en las unidades de transporte urbano, afirmó el presidente de la Asociación de Transporte Público de Nuevo León, Hernán Martínez Garza.

Dijo que las lluvias como las que se vivieron la semana pasada causan daños en llantas y mofles de las unidades y el costo de mantenimiento se incrementa, mientras las ganancias bajan por la menor cantidad de usuarios.

"Llantas, muelles, escasez de pasaje, un día lluvioso fuerte es pérdida completa para nosotros, porque damos el servicio así como está el clima y la calle, y cuando está muy feo nomás va el camión solo.

"Son muchos daños, en una semana, de una lluvia a otra, por ejemplo, una flotilla de 180 unidades consume como ocho o 10 llantas, esto sube a 45 con la cantidad de baches", dijo.

Martínez Garza dijo que calles y avenidas recién pavimentadas sea caen a pedazos con cualquier lluvia, poniendo en riesgo a los vehículos y sus ocupantes.

Señalo que si bien existe una Ley de Pavimentos que exige requerimientos mínimos de calidad, al parecer no funciona adecuadamente porque incluso sin lluvias, las calles están en mal estado y con las precipitaciones, simplemente se acrecienta el daño.

El empresario del transporte, criticó las reparaciones rápidas que solamente son para enfrentar la eventualidad.

"Están dañadas, hacer las cosas como Dios manda, hacer las cosas bien, eso de que revuelven la misma grava y la vuelven a poner dizque muy rápido, pues lo hacen cuatro veces al año y nunca funciona, y ahorita allí están las consecuencias, tenemos toda la ciudad hecha pedazos por no hacer las cosas bien", dijo.

FOTO: Roberto Alanís

DANIELA MENDOZA / MILENIO DIGITAL