MILENIO DIGITAL
11 de febrero de 2016 / 11:28 p.m.

Monterrey.- Unos 150 reos del penal del Topo Chico fueron trasladados a penales federales luego del motín ocurrido esta madrugada, que dejó un saldo de 49 prisioneros muertos, informó Renato Sales Heredia, comisionado nacional de Seguridad.

En entrevista con Carlos Zúñiga, en las Diez de Milenio, el funcionario federal dijo que desde hace poco más de un mes se habían reunido con el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, para trabajar en lo del traslado de reos.

“Estamos trasladando a todos los que nos es posible. Vamos a trabajar con 150 para cerrar el día de hoy”, dijo Sales Heredia respecto a la cifra que reos que fueron reubicados luego de la riña.

El comisionado nacional de Seguridad dijo que el gobierno federal ha apoyado al estatal con el traslado de internos, en la recuperación del control del penal, en la identificación de las personas que murieron y en el resguardo perimetral de la zona.

Explicó que se envió al lugar a un grupo especial de la Policía Federal, el cual está conformado por alrededor de 300 elementos y está capacitado para atender conflictos en centros penitenciarios, además de que en la zona se encuentra personal especializado del órgano de Prevención y Readaptación Social.

Renato Sales dijo que uno de los problemas en el Topo Chico es que hay hacinamiento, lo que llevó a que haya corrupción, desorden y en el autogobierno en dicho centro penitenciario controlado por un reo, el cual fue el motivo que llevó al motín de esta madrugada.

“Es un centro que tiene cerca de 3 mil 980 internos, con capacidad para 3 mil 200, hay hacinamiento, como hay hacinamiento en muchos penales del país y tenemos que hacernos cargos de eso.

Cerca del 70% de los penales en el país están hacinados y el hacinamiento genera corrupción, la corrupción genera desorden y el desorden genera más corrupción y más hacinamiento en círculos perversos que debemos de romper”, expresó.

Cuestionado sobre si se podía prevenir la situación y que los líderes de los dos grupos que se disputaban el control del penal no estuvieran en la misma zona o más vigilados, el funcionario federal dijo que sí, pero para ello es preciso poner orden en los centros penitenciarios, que los custodios en las cárceles sean suficientes y tengan un salario decoroso.

Ante estos problemas dijo que es necesario hacerse cargo no sólo de la infraestructura en los penales, sino de capacitación a los custodios en el sistema penitenciario y salarios dignos, “se trata de terminar con los círculos perversos que generan corrupción y desorden”.