LUIS GARCÍA 
14 de febrero de 2017 / 11:34 a.m.

MONTERREY.- La Subprocuraduría Anticorrupción de Nuevo León sufrió un nuevo golpe, luego de que el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Penal en el Estado de Nuevo León otorgara al ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz un amparo para dejar sin efecto la vinculación a proceso por el delito de ejercicio indebido de funciones.

La vinculación estaba vigente desde el pasado 9 de agosto del 2016, por lo que ahora la autoridad estatal deberá reponer el proceso en contra del ex mandatario estatal, que todavía se encuentra vinculado a dos delitos, el de daño al patrimonio y peculado.

Esta mañana, mediante un boletín, la autoridad federal judicial dio a conocer los alcances de la resolución, que fundamenta en "vicios formales en que el Juez de Control incurrió".

"El Juez de Control al efectuar el análisis fue genérico respecto a todos los ilícitos que le fueron imputados -peculado, contra el patrimonio del estado y ejercicio indebido de funciones públicas-, omitiendo señalar que cada conducta tiene características específicas establecidas en la ley, y no indicando de manera singular con qué datos de prueba se acreditaba cada una de éstas.

"Debió relacionar cada hecho o hechos con la conducta imputada, no desde un punto de vista técnico pero sí conceptual, a fin de estar en condiciones de corroborar si están o no justificados los elementos esenciales y comunes de las conductas ilícitas. Ponderó los datos de prueba de forma individual y luego en conjunto, para concluir con la justificación de todas las conductas imputadas", establece el comunicado.

Con estas consideraciones, el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Penal estimó que se dejó en indefensión a Medina, al tomar de forma general para los 3 delitos las pruebas presentadas por la Subprocuraduría Anticorrupción.

No obstante, se aclara que esta resolución no establece la inocencia o culpabilidad del ex mandatario en el delito señalado.