23 de septiembre de 2014 / 04:43 p.m.

Monterrey.- Para revertir un problema de malnutrición en comunidades en extrema pobreza en Coahuila, la Universidad de Monterrey (UDEM) impulsará el programa piloto "Comer en familia".

La institución educativa indicó que en el proyecto también colaboran el Banco de Alimentos de Saltillo, junto con varias corporaciones privadas, mediante una inversión conjunta de dos millones 623 mil 351 pesos.

El programa beneficiará directamente a 150 madres de familia e indirectamente a 750 habitantes, detalló.

Las comunidades favorecidas incluyen cuatro urbanas que son Australia, Austrias, Buitres y María de León; y una rural que es San Juan de la Vaquería, en donde se espera la asistencia de entre 15 y 30 madres de familia en cada localidad.

Se desarrollará durante un año en dichas comunidades de esa entidad y pretende sentar las bases de un programa que pueda ser implementado a nivel nacional por los Bancos de Alimentos, indicó.

La aportación de la UDEM, será evaluar el impacto que el programa tiene en las comunidades y en la mejora del estado nutricional de sus habitantes, por lo que se formó un equipo multidisciplinario de diferentes áreas, como nutrición, psicología, sociología y medicina.

Además de la evaluación inicial para conocer la situación actual, esta casa de estudios estará a cargo del monitoreo y evaluación final para identificar y cuantificar el impacto generado por el programa, agregó.

Refirió que a través del Centro de Tratamiento e Investigación de la Ansiedad (Cetia) y el área de Nutrición, la UDEM desarrolló la propuesta psicoeducativa nutricional para el reconocimiento de los beneficios de la cocina saludable, así como el fomentar el hábito de la comida en familia.

El vicerrector académico, Fernando Mata Carrasco, expresó que la educación nutricional va más allá de trasmitir información y asesoramiento.

Manifestó que es necesario evaluar los diversos factores que influyen en el comportamiento alimentario de la población, lo que permite dar un enfoque centrado en las personas, su estilo de vida, sus motivaciones y su contexto social, y de este modo crear modelos de educación nutricional orientados a la acción.

"Estos modelos facilitan la adopción voluntaria de comportamientos alimentarios y de otro tipo relacionados con la nutrición que fomentan la salud y el bienestar de la población", dijo.

Expuso que la malnutrición es un grave problema que actualmente enfrenta México y que comprende los dos extremos del espectro nutricional como lo son la desnutrición y la obesidad.

La intervención educativa nutricional, resaltó, se pondrá en marcha a través de una cocina móvil que llegará a las comunidades a impartir una sesión de preparación de alimentos de manera saludable.

Foto: Página de la UDEM 

NOTIMEX