20 de julio de 2014 / 12:17 p.m.

Monterrey.- El milagro no llegó. La menor Melany Viridiana Gómez Ramón, fue encontrada sin vida en las instalaciones de la Primera Zona Naval, en un área de pinos conocida como Pineda Sur en el vecino estado de Tamaulipas; unas vacaciones de terror para la familia originaria del municipio de Villa Juárez, Nuevo León.

El viacrucis inició la madrugada del viernes, cuando su pequeña hija de siete años de edad fue sustraída de una casa de renta donde pasaban las vacaciones de verano en Ciudad Madero.

"Fue aquí en Miramar, estamos a dos cuadras de la playa y rentamos una casa y fue alrededor de las tres de la mañana" expresó Mario Gómez Téllez, papá de la menor.

Esa madrugada la madre de Melany alcanzó a ver un hombre que salió de la vivienda, al parecer con alguien cargado, lo que provocó enorme sospecha y de inmediato se levantó de la cama.

 "Una persona extraña se metió a la casa y se la llevó yo abrí los ojos cuando él estaba cerrando la puerta, me paré, busque a la niña en la casa y  no estaba; me salí corriendo a la calle a buscar quién se había llevado a mi hija y no encontré a nadie", manifestó Liliana Ramón Rodríguez, mamá de Melany.

Inmediatamente reportaron los hechos al 066 y durante el día se dieron a la tarea de repartir volantes con la fotografía de la menor. Hasta entonces no había sido activada la alerta amber.

Ismael Quintanilla, procurador de Justicia de Tamaulipas, aseguró que la investigación continuaría, y que en ella trabajarían elementos del grupo antisecuestro.

"Cuando se tuvo conocimiento las corporaciones al menos la policía estatal acreditable empezó a trabajar y durante el día las corporaciones militares y estatales en Tampico, Madero y Altamira están trabajando, se tienen las fotografías, se está distribuyendo y se tiene vigilancia en la central de autobuses.

"Nosotros tenemos confianza de que la niña todavía se encuentre ahí y que cuando se empiecen a difundir las imágenes de la fotografía de la niña colabore la ciudadanía y podamos tener una respuesta favorable", aseguró.

Incluso hizo un llamado para los involucrados en la sustracción de la niña.

"El llamado que se le hace es que si reacciona y devuelve de manera espontánea a la niña pudiera beneficiarle en un momento dado que la pena no sea muy elevada", dijo.

Por su parte Javier Flores Saldívar, subprocurador de Ministerios Públicos, aseguró que buscarían activar la alerta Amber, pues en Tamaulipas no se había activado y se hizo 15 horas después de la desaparición de la menor.

"Buscaremos hacer contacto con las autoridades tamaulipecas para que se active esa alerta y que empiece la pesquisa en aquel estado", comentó.

Los padres de Melany nunca perdieron la esperanza, de que su hija estuviera con vida.

"Se empezaron a mover porque empezamos a ejercer presión a través de los papeles, no queremos que se detenga esto hoy si nos apoyan y mañana no, hasta que aparezca", contó.

Tras ser activada la alerta amber en Tamaulipas, se hizo a nivel nacional por parte de la Procuraduría General de la República.

Sin embargo el disgusto para la sociedad fue la tardanza en la activación del medio de localización para menores, e incluso en algunos estados como Colima, Chihuahua, Guerrero, Michoacán y Durango, no existe el alerta amber.

Lamentablemente el cuerpo de Melany, fue encontrado alrededor de las 15:45 horas en el interior de las instalaciones de la Primera Zona Naval, según información oficial de la Procuraduría General de Justicia de Tamulipas.

En el comunicado informó que personal de la Secretaría de Marina reportó el hallazgo del cuerpo de una menor del sexo femenino en mencionado sector, en un área de pinos conocida como Pineda Sur.

Las característica de la menor, coincidían con las de Melany Viridiana Gómez Ramón, de siete años de edad y desaparecida en horas de la madrugada del viernes 18 de julio.

El cuerpo fue localizado en el costado de un árbol caído y recubierto de maleza. Presentaba golpes en el rostro y vestía únicamente playera color rosa.

El Agente Segundo del Ministerio Público instruyó para que el cuerpo de la menor fuera llevado al Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley, a efecto de establecer las causas que originaron su muerte. Ahora su Melany ya no podrá regresar a la escuela, sus padre no podrán abrazarla, por lo que su familia espera justicia, pues a sus siete años alguien le arrancó la vida sin tener piedad y sin tener derecho.

FOTO: Especial

MARILÚ OVIEDO