IRAM OVIEDO
3 de septiembre de 2015 / 08:42 a.m.

Nuevo León.- Vecinas de la Colonia La Trinidad, en el municipio de Juárez, Nuevo León, se dieron cita a tempranas horas de este jueves frente a las instalaciones de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey con carteles en mano como protesta de la falta de agua que viven desde hace tres meses.

Con frases como "Urgente: ¡queremos agua!" y "Exigimos nuestro derecho al agua", las manifestantes reclaman una respuesta al organismo regional pues, aseguran, ya no saben a qué recurrir.

La colonia ubicada en las faldas del cerro de la silla, sufre desde hace tres meses la escasez de agua, contando con el servicio únicamente durante la madrugada, horas en la que aprovechan para llenar botes y lavar.

“Estamos batallando, se va el agua como a las cinco o seis de la mañana y llega a las doce o una de la mañana, 23:30 si nos va bien”, cuenta Mayra Galván, una de las afectadas.

En una libreta, las vecinas tienen contabilizados más de 10 reportes y firmas, sin embargo, el organismo no les ha dado una solución ni respuesta alguna que explique el por qué de la situación.

Según una de las mujeres, una persona de Agua y Drenaje les dijo que ‘para qué compraban en esa colonia si nunca va a haber agua'.

“Pedimos que nos hagan caso porque llamamos a Agua y Drenaje y nos dicen que no hay reportes, pero luego hablamos ayer y nos dicen que están saturados de reportes de esa colonia”, reclama Galván.

“Dicen que es presión, que las válvulas, pero hacen nada […] queremos que nos den una respuesta inmediata porque ya no sabemos qué hacer”.

Por su parte, una de las vecinas comentó que Cuadrillas de Agua y Drenaje de Monterrey han acudido a cavar pozos en el lugar, y al cuestionar a los empleados sobre ello, no les responden para qué son y únicamente les dicen que no les va a afectar, además de no dejarles tomar fotos. Sin embargo, se desconoce si sea ésta la causa de la falta de agua.

Juan Emilio García Cárdenas, coordinador ejecutivo de la Dirección General de Agua y Drenaje, salió para recibir a las vecinas y las pasó a su oficina para tratar de solucionar el problema lo antes posible.

La gente espera que todo vuelva a la normalidad tanto en el agua en sus casas como en los recibos, porque un mes le llegó a una el pago de 89 pesos y al siguiente más de 500 pesos.