15 de julio de 2014 / 12:32 a.m.

Juárez.- Un ambiente de tristeza y también de incredulidad es el que se respira en la colonia Los Rehiletes, del municipio de Juárez, Nuevo León.

Esto, luego de que Miguel Ángel Quintero Cerda asesinara de tres balazos a su pareja Karla Ivonne García Sanchez.

Desde hacía un mes ambos se frecuentaban en una casa que ella acababa de adquirir en dicho sector.

"Nada más los fines de semana era cuando se veían aquí. Las personas tenían poco tiempo que frecuentaban aquí, como un mes, y el comportamiento de ellos, puedo decir, eran muy serios los muchachos. Casi no frecuentaban aquí a los vecinos", comentó el ama de casa Anahí García Cuevas.

Ni ella ni sus demás familiares escucharon o vieron algo extraño durante la madrugada del domingo, cuando Quintero Cerda mató a la mujer.

"Sí, de hecho yo me di cuenta como hasta las 11:00 de la mañana y me dejo una impresión de susto, porque no esperábamos esto con la muchacha, y eso que apenas la vimos ayer que compró hamburguesas", agregó.

Por su parte, la señora Isabel Rodríguez fue una de las personas que vio con vida por última vez a la pareja.

"No… estaban tranquilos, pero yo sentí como una desesperación. Porque me compraron unas hamburguesas y después sentí muy raro. Yo siempre cierro entre 12:00 y 12:30, pero ese día yo sentí un ansia, así como de: ya quiero cerrar", aseveró.

Comentó que Miguel Ángel y Karla Ivonne casi no conversaban con nadie.

"Muy reservados ellos, ni el saludo ni nada. Pero la chica sí, con esta eran como tres veces que yo la veía, pero ya tarde", recalcó.

El cuerpo de Miguel Ángel Quintero, de 42 años, fue velado en una funeraria ubicada en Juárez y López Mateos, en Guadalupe. Lo sepultaron en el transcurso de la tarde en Apodaca.

Sus familiares declinaron hacer comentarios en torno a los hechos, y algunos de ellos incluso dijeron desconocer que sostenía una relación con la mujer de 37 años.

Por su parte, los restos de Karla Ivonne permanecieron en una capilla de la calle Villagrán, en Monterrey, y por la noche fueron cremados.

Fuera de cámaras, algunos de sus conocidos manifestaron desconocer si tenía problemas con Miguel Ángel, con quien tenía apenas un mes de relación.

Este drama inició en el número 820-B de la calle J.R.R. Tolkien, de la colonia Los Rehiletes, en Juárez.

Durante las primeras horas del domingo ambos sostuvieron una discusión y el hombre le dio tres balazos a su pareja con un arma corta, uno de estos en la cabeza.

Posteriormente se dirigió a su domicilio en el fraccionamiento Aztlán, en Monterrey, donde escribió un recado póstumo y se suicidó disparándose en la cabeza.

FOTO: Agustín Martínez

AGUSTÍN MARTÍNEZ