MARCELA PERALES @marce_reportera
1 de noviembre de 2016 / 07:38 a.m.

MONTERREY.- Hace un mes Brayand Alexander fue atropellado por un vehículo mientras jugaba en la calle.

Aquel pasado 14 de septiembre, el menor salió de su casa para poder jugar, pues vive en una 'minicasita' donde no tiene espacio para hacerlo.

“Lo atropelló, lo arrastró una cuadra y el niño cayó en un bache, si el niño no cae en el bache pues ahorita no estaría el niño vivo", cuenta su madre Paola de Lira Sánchez.

"Tuvo fractura en la mandíbula, en el cráneo, ahorita ya son cuatro operaciones, de injertarle piel, al parecer va a ver otra, perdió su oído izquierdo, su orejita izquierda”, dijo. 

La mujer acepta que la situación, en efecto, se trató de un accidente, sin embargo, también lo adjudica a la falta de espacios en su vivienda.

“Estas casas son minicasitas, los niños tienen que salir afuera a jugar porque están muy chiquitas, no tienen patio, el porche está muy pequeño”, dijo. 

Estos son los accidentes frecuentes originados, tal vez indirectamente, por vivir en espacios pequeños.

A esto se le suma la falta de intimidad y privacidad, indispensable para todo ser humano, según especialistas.

“Si yo discuto con mi familia los vecinos se dan cuenta, si yo discuto con mi esposa, si regaño a mi niña que está en secundaria, ellos lo saben".

"Cuando llegan los señores alcoholizados, llegan discutiendo y hasta los niños oyen”, dijo el señor Víctor Ceja, quien señaló que todos los ruidos se escuchan porque las casas comparten la pared principal.

Ricardo Durán, psicólogo especialista explicó que los espacios privados son indispensables para las personas y que el no tenerlos genera una mala calidad de vida.

Además señaló que esta serie de factores aumenta los niveles de ansiedad y estrés de las personas, fuertes depresiones y a la larga genera violencia.

“Hay que aprender a estar solos y hay que aprender a estar con la gente por eso necesitamos este momento de privacidad. Vamos escalando niveles de ansiedad, de angustia, de molestia, nos estamos enojando fácilmente.

“Emocionalmente si hay una afectación, si hay un desarrollo, una incapacidad de no poder tener algo más. Si hay un deterioro de también ver porque tengo que vivir en un lugar así, se sienten menos, se sienten que no pueden salir adelante”.

Las mini casitas en Nuevo León están prohibidas.

La Ley estatal de Desarrollo Urbano indica en su artículo 204 que el frente de los lotes para vivienda unifamiliar debe ser de 7 metros lineales y 98 metros cuadrados como mínimo.

Muchas de las mini casitas en la Entidad, como las señaladas, fueron construidas antes de que la Ley se reformara para prohibirlas.

Sin embargo, el problema persiste en cada una de las familias que las adquirió, sin que hasta el momento la autoridad ofrezca apoyos o reubicaciones.