SANDRA GONZÁLEZ
31 de enero de 2017 / 07:08 p.m.

MONTERREY.- Durante 22 días de todo el mes de enero, los ciudadanos respiramos aire contaminado que rebasó los límites establecidos por las normas ambientales, un problema que va en incremento y sin acciones contundentes al respecto.

Para dimensionar el problema hay que señalar que en el 2016, más de la mitad del año, es decir el 61 por ciento de los días tuvieron mala calidad del aire de acuerdo a datos de la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

El Subsecretario de Protección al Medio Ambiente y Recursos Naturales, Alfonso Martínez Múñoz informó que este es un problema que va en aumento según consta en las gráficas de los últimos 10 años.

“Es mucho, se ha venido rebasando, tiene más de 10 años. Qué bueno que ahora está despertando la conciencia ciudadana, fue un problema que no se atendió, no comunicaron porque hay un problema importante a resolver y tampoco se hizo nada para resolverlos”, indicó Martínez Muñoz.

En lo que va de 2017 no se ha llegado a niveles de pre contingencia, pero se lleva el análisis diario de los principales contaminantes que son:

1.- Ozono: Irritación de vías respiratorias
2.- PM10: Provienen de fuentes naturales, de construcciones, problemáticas urbanas como recarpeteo y pedreras
3.- PM 2.5: Más peligrosas, provienen de quema de combustibles fósiles, la mitad deriva de vehículos automotores

Sin embargo, estas últimas solo se miden en cuatro de las 10 estaciones de monitoreo que hay en el área metropolitana.

“Tenemos únicamente cuatro estaciones que detectan partículas menores a 2.5 micras salvo que consigamos dinero de otro lado”, dijo.

El funcionario aseguró que, contrario a lo que afirman diputados locales, dentro de la medición que realizan al interior de la dependencia, las pedreras constituyen una mínima parte de la contaminación en el área metropolitana de Monterrey.

“Del total de la contaminación es menos del tres por ciento por ciento”, indicó

Martínez Múñoz agregó que del total de las emisiones contaminantes, al estado le corresponde regular el 49 por ciento, y la mayor parte de esto corresponde a las emisiones de los vehículos automotores, sin embargo el Congreso del Estado aún no les da facultades para revisar esta fuente móvil.