GUADALUPE SÁNCHEZ
24 de marzo de 2017 / 10:07 a.m.

ESPECIAL.- Monterrey es una ciudad de grandes contrastes, donde la desigualdad social y económica se palpa día a día en escenas cotidianas como la de un hombre que trata de ganarse la vida y el alimento limpiando parabrisas de autos en una avenida de alto flujo vehicular.

Juan Aurelio Rosales García, de 35 años, se levanta con los primeros rayos del sol que asoman sobre el Cerro de la Silla.

Asegura que hace tiempo fue militar y hoy vive bajo un puente peatonal en la Avenida Constitución, a la altura de Serafin Peña.

Es originario de Ciudad Victoria y se pasa más de la mitad del día sobre el camellón de los carriles exprés de la avenida Morones Prieto, donde gana algunos pesos limpiando parabrisas.

Cuando cae la tarde, el puente ofrece una buena sombra y la perspectiva de la ciudad es diferente para el, y las otras seis personas con las que vive debajo del puente.

El río es el lecho es donde descansa su espalda; dentro de la gran ciudad en trata de pasar desapercibido entre miradas que otros evitan cruzar.