24 de marzo de 2014 / 01:33 p.m.

Monterrey.- Los días de relajación son inexistentes para quien aspira a ser policía. En la Universidad de Ciencias de la Seguridad se vive y se entrena, literalmente, para salir a la jungla urbana.

Cinco meses donde los cadetes respiran, comen y duermen entrenamiento separa a los aptos de aquellos sin verdadera vocación. Pocos lo saben, pero muchos se quedan en el camino.

En medio de la polémica sobre la acreditación policial en el estado, la Universidad abrió su intimidad para acceder a un día en la vida de los cadetes.

La jornada empieza temprano, con honores a la bandera y al término, los estudiantes se retiran uniformados y cantando a sus actividades.

Aquí no hay de otra: la disciplina es la madre de todas las reglas.

Militares y marinos retirados, ex combatientes de los Estados Unidos en Afgánistan, Irak y Somalia, instructores con preparación en la Gendarmería de Chile integran el cuerpo académico, además de criminólogos locales.

El realismo que se imprime a los ejercicios es vital.

Actualmente, la Universidad alberga a 863 alumnos (cadetes y policías), 100 aspirantes a celadores y 800 cadetes en preparatoria campus Escobedo.

La institución se alista para crecer con una Escuela de Postgrado y una Escuela Superior de Mando. De entre estos cadetes y los policías de Fuerza Civil saldrán los próximos secretarios de seguridad para el estado y los municipios.

Luis García