11 de agosto de 2014 / 01:32 p.m.

Monterrey.- Para muchos niños, la llegada del ciclo escolar genera emoción, pues volverán a ver a sus amigos, jugarán con ellos a la hora del recreo y trabajarán con sus profesores.

Sin embargo, para los padres de familia el calvario comienza mucho antes con la llegada de la compra de útiles escolares.

Doña Consuelo, es abuela de dos niñas de quinto grado y un pequeño en tercero, busca los mejores ahorros con tal de sacar ganancia de lo que sea.

Es ella quien sale a comprar los útiles, pues su hijo, el padre de los pequeños le tocó la dura tarea de ser padre soltero. Pero desgraciadamente en el trabajo donde labora no se otorgan bonos de ayuda escolar como en muchos sindicatos.

Tan sólo en los tres pequeños la suma se dispara en la compra de útiles y más cuando se le suma el costo de uniformes.

Lo mejor sería que estos útiles rindieran todo el ciclo, pero en muchas ocasiones simplemente no se puede.

Ellos tienen que hacer casi milagros para que alcance, hacer estirar cada peso porque, a pesar de que la educación es gratuita, saben que con la lista de útiles y las cuotas escolares, eso es solamente una frase irreal.

FOTO: Especial

ISRAEL SANTACRUZ