SANDRA GONZÁLEZ
25 de marzo de 2016 / 12:28 p.m.

Monterrey.- Caras de sorpresa y aflicción de los niños al ver los azotes que le propinaban al hombre que hacía el papel de Jesucristo fue lo que se observó en el Viacrucis del Parque Fundidora.

En presencia del arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera, más de 120 integrantes de la Parroquia Santa Lucía hicieron la representación que ensayaron durante tres meses.

Más de 300 personas se dieron cita en el lugar, entre adultos, niños y jóvenes.

A las 10:30 horas de este Viernes Santo comenzó la actividad en la zona del Horno 3 y culminó en el Parque Acero.

El Arzobispo señaló que este tipo de representaciones ayudan para que la gente conozca de la palabra de Dios.