25 de julio de 2014 / 05:07 p.m.

Monterrey.- Hace 10 años llegó de San Luis Potosí la esperanza de vida de una regiomontana.  El 25 de julio de 2004 había necesidad de llegar con un corazón que iba a hacer trasplantado a María Reina Loera, de 44 años, pero le quedaban unos cuantos minutos para ser útil, así que el helicóptero de Multimedios Televisión tuvo la oportunidad de ser partícipe.

¿Cómo ocurrió?

Aquí revive la historia: 

En una carrera contrarreloj. En una lucha de vida o muerte. El helicóptero de Multimedios Televisión se convirtió en el último relevo para transportar un corazón que viajó 330 kilómetros para llegar a Monterrey.

El 25 de julio de 2014 ese corazón latió por primera vez en el pecho de una madre regiomontana. La historia que le dio una esperanza de vida a una mujer de 44 años. María Reyna Loera, madre de tres hijos, recibió el corazón de un joven potosino que falleció en un accidente laboral.

Para hacer el trasplante se requirió de un extenuante trabajo en equipo, donde se vieron involucrados: un avión privado, el helicóptero de Multimedios, así como médicos especialistas y hasta albañiles y agentes de tránsito.

El helicóptero de Multimedios Televisión ya estaba listo en la plataforma del Aeropuerto del Norte cuando el yet procedente de San Luis Potosí se enfiló a la pista de aterrizaje.

Pasaron tres horas con 10 minutos cuando bajó de un helicóptero una hielera roja con rueditas, similar a las que usted ha visto en las carnes asadas. En su interior reposaba un corazón protegido por una solución helada. Su celoso custodio, el doctor Humberto Rodríguez Saldaña, realizaba su primer vuelo en helicóptero. Nosotros, por primera vez, volábamos con un corazón.

El capitán de La Rosa enfiló rápidamente. Oficiales de tránsito ya habían sido advertidos de la proximidad de la aeronave con su carga valiosa y estaban listos para detener la circulación cuando los médicos  intentaran cruzar la avenida Lincoln con un corazón rodando en una hielera.

A unos metros del hospital, en un estacionamiento de un centro comercial se levantó una nube de polvo cuando llegó el helicóptero. Los albañiles advertidos de la llegada de la aeronave se convirtieron  en privilegiados observadores.

Luego vino la maniobra de entrar con el corazón. El músculo cardiaco fue entregado a las 19:20 horas, tres horas antes había dejado de latir en el pecho de Ismael, y ese misma noche a las 21:10 ese corazón comenzó a latir en el pecho de Reyna. 

FOTO: Telediario Digital

JOEL SAMPAYO