VICTORIA FÉLIX Y GUSTAVO MENDOZA
9 de octubre de 2016 / 07:39 p.m.

MONTERREY.- La vida nocturna regresó al Barrio Antiguo. Los antros operan sobre la calle Morelos, existen restaurantes gourmet y los conciertos con agrupaciones extranjeras son interesantes opciones para los melómanos.

Pero con esto también ha regresado la pesadilla para los habitantes del sector. Asociaciones civiles como Vecinos Barrio Antiguo Monterrey, junto a Movimiento Luz y Sombra, se han formado como una contrarréplica al renovado giro nocturno que ha tomado el sitio histórico.

Los altos niveles de la música emitida desde los establecimientos, el tráfico vehicular, la falta de iluminación y las averías de la calle Morelos son algunos de los factores que tienen irritados a los más de 80 vecinos de la zona.

En entrevista, los habitantes se dicen “abandonados”, pues la Policía Municipal, Fuerza Civil, el Instituto Municipal de Planeación Urbana y Convivencia de Monterrey (Implanc), la Junta de Conservación y Protección ni el propio Ayuntamiento atienden sus quejas.

“Hacemos los reportes a la Policía por el ruido que hay hasta la madrugada, pero nos dicen que así es, que nos aguantemos”, señaló Laura Martínez de Hoyos, quien habita en la calle Padre Raymundo Jardón.

                                       Noche de fiesta


El sector oriente de la calle Morelos es donde viven la mayoría de los afectados. Nora de la Cruz, vecina de Barrio Antiguo y propietaria del Bistro Galería, acusa que en ciertos negocios la música continúa después de las 01:00, hora marcada para el cierre de los antros.

“Todas las noches ese ruido, y no nada más el ruido, también de los autos que se estacionan”.

Francisco Flores, vecino de la calle Morelos, se queja del caos vial de todos los fines de semana.

“En las noches aquí es un caos total. Tránsito no viene, si les hablamos a los policías tampoco vienen; está la Policía Turística, y de repente se les dice de algo que está mal o algo que está pasando, y ellos dicen que no pueden hacer nada”, comentó.

                                    Daño al patrimonio

Moisés Solís Vázquez, presidente de Vecinos Barrio Antiguo Monterrey, critica los daños y al sector histórico del centro.

Refiere que se ha hecho el cambio de uso de suelo a 22 inmuebles para una posible demolición, los cuales están protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Nuevo León o el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Por ello presentarán un amparo en contra de las demoliciones actuales y futuras que se puedan registrar en el sector.

“Es un amparo a nivel federal que vamos a tramitar, para que se investigue y castigue a quien resulte responsable. Es para detener y cancelar los usos de suelo de edificios demolidos y su restitución”.