DANIELA GARCÍA
20 de abril de 2016 / 05:53 p.m.

Monterrey.- Las negociaciones entre la armadora automotriz Kia Motors y el Gobierno del Estado son como un baile de tango, consideró el secretario de Desarrollo Económico, Fernando Turner Dávila.

El funcionario explicó que aunque han registrado avances en las negociaciones para reducir los estímulos fiscales que se le han otorgado a la empresa surcoreana, todavía se encuentran intentando llegar a acuerdos en lo general del contrato celebrado entre Kia Motors y el estado de Nuevo León.

"Son dos los que bailan el tango, se necesitan dos. No lo sé (cuánto tarde en solucionarse), porque avanzamos y luego vamos para atrás. Sí está muy complicado. Tenemos que llegar a un acuerdo, el Gobierno del Estado quiere que a Kia le vaya bien; Kia ya está instalada. Va a aventar coches el mes que entra, tenemos que llegar a un acuerdo.

Nada más que es una situación compleja y a veces el estilo de negociar de otros países es diferente al nuestro", insistió el titular de la Sedec.

De acuerdo a Turner Dávila, entre la empresa y el Estado hay "puntos de desacuerdo sustanciales". Considerando que no solo es un punto del contrato lo que se quiere modificar, las negociaciones pueden avanzar en un tema pero atrasarse en otro.

"La empresa puede decir "estoy de acuerdo en esto", y Sedec dice "yo necesito esto también".

Entonces, aunque ya ha habido aceptación de la empresa de ciertas cosas, está sujeto todo a un acuerdo general", aseguró.

La Sedec estará visitando próximamente Estados Unidos y algunos países de Europa como parte de sus misiones comerciales, y recientemente visitó Japón y China, donde se reunió con empresas que han decidido invertir en la entidad.

Cuestionado sobre si a estas empresas se les han ofrecido (o si ellas han solicitado beneficios fiscales como los de Kia Motors), Turner Dávila aseguró que no les han pedido y que ellos tampoco han ofrecido.

Sino que más bien les están ofreciendo capacidad técnica, recursos humanos, mano de obra calificada, escuelas y seguridad. Siendo este último tema el que más preocupa a los inversionistas extranjeros, según el propio funcionario.

"La seguridad es el piso; tenemos que cuidarla porque si no tenemos es muy difícil. Es algo que les preocupa. Se está atendiendo ese problema como una prioridad alta", insistió.