12 de enero de 2015 / 03:54 p.m.

Hombres y hondureños en su mayoría, sigue llegando a la ciudad, a pesar de ya no poder subir a La Bestia y las restricciones que existen en la zona fronteriza del sureste del país.

Los números no han bajado desde la implementación del Plan Integral para la frontera sur que anunció el Gobierno federal a raíz de la crisis de menores migrantes viajando sin compañía.

El plan sólo les ha puesto las cosas más difíciles a los migrantes, sin impedir que pare el fenómeno ni los hechos de corrupción que le acompañan.

Gerber, un hondureño que se resguardo por una temporada en la Casa Nicolás, que atiende a este sector de la población en el municipio de Guadalupe, cuenta que en Chiapas un policía se subió al tren a las 4 de la mañana y empezó a cobrar cuotas.

A él le quitaron 500 dólares, pero vio como una mujer, tuvo que desembolsar mil 500 para que la dejaran seguir su camino.

Pero la violencia y la extorsión ocurren también en la zona metropolitana de Monterrey.

Romario, guatemalteco, comentó que ya en Nuevo León, elementos de la Policía Estatal le quitaron 400 pesos en Escobedo. De manera similar, Luis Alonso, un migrante de origen hondureño, afirmó que durante su primer viaje hacia Estados Unidos el año pasado, fue detenido por elementos de la policía municipal de San Nicolás y le robaron 200 pesos.

En Nuevo León, la Casa Nicolás y el Centro de Derechos Humanos de la Facultad Libre de Derecho hacen año con año un análisis sobre el fenómeno migratorio, a partir de los testimonios de quienes se hospedan en este hogar temporal.

Solo en el 2014, recibieron a mil 112 personas, de las cuales 706 son de Honduras, 126 de El Salvador y 89 de Guatemala; mientras que de los connacionales se contaron 171, solo por mencionar aquello que presentan una mayor incidencia.

El mes de abril fue el que registró la mayor cantidad de visitas con 230, siendo febrero el de menor número, con tan sólo 13.

Más menores

Sobre los niños y adolescentes viajando a los Estados Unidos sin compañía de adultos la Casa Nicolás registro un incremento, y fue durante el mes de junio cuando hubo más menores hospedados, un total de 20. Sin embargo, al menos de 42 personas no se logró contar con la referencia exacta de su edad, por lo que el número podría ser mayor.

Entre los testimonios recabados, se encuentran José, de 13 años, y Alexander, de 15 años, ambos provenientes de Honduras, que salieron de su país huyendo de la pobreza y la violencia.

En el caso de José, este relató que la vida en Honduras es muy cara y no existen suficientes oportunidades para salir adelante. De acuerdo con sus palabras, José migró de Honduras para poder trabajar y mandar dinero a su casa para poder terminar de construir unos cuartos.

Por su parte, Alexander salió de Honduras tras haber perdido a su familia por la violencia que impera en la zona. Su hermano mayor fue asesinado en 2008 pues, de acuerdo con sus propias palabras, "se drogaba y andaba mal". Por otro lado, su madre fue asesinada en el 2009 en un bar.

Durante dos años, Alexander estuvo en una "correccional de menores" llamada "Casa del Niño". Sin embargo, en 2010 escapó y fue adoptado por una familia. Alexander refirió que a pesar de que su familia adoptiva lo trataba bien, él no quería ya permanecer en Honduras pues los recuerdos de la muerte de su familia sanguínea eran muy fuertes. Además, Alexander dijo tener miedo de las pandillas y la violencia generalizada en Honduras: "Yo no me quiero hacer malo".

Para Fernando Elizondo García, director del Centro de Derechos Humanos de la Facultad Libre de Derecho y responsable del Tercer Informe sobre la situación de la población migrante centroamericana indocumentada en la zona metropolitana de Monterrey, es mucho el trabajo que tienen que realizar las autoridades migratorias en Nuevo León.

Señala que el hecho de que el estado no cuenta con un cruce fronterizo accesible ha derivado en que la autoridad no vea la necesidad de implementar medidas que vayan más allá del "aseguramiento" y repatriación de los migrantes, sin considerar medidas de atención que también existen en la legislación.

Claves

Cifras en aumento

- Durante el 2014, la Casa San Nicolás recibió a mil 112 personas, de las cuales 706 son de Honduras, 126 de El Salvador y 89 de Guatemala, mientras que de los connacionales se contaron 171.

- Sobre los casos de niños y adolescentes que viajan a los Estados Unidos sin compañía de algún adulto, la Casa Nicolás registró un incremento y fue durante el mes de junio.

FOTO: Archivo

DANIELA MENDOZA