27 de marzo de 2014 / 10:00 p.m.

  

Monterrey.- Yadira había estado, por tercera madrugada consecutiva, al pendiente de su hijo Jahir, sometido a quimioterapias en el Hospital Universitario debido a un cáncer que afecta órganos internos.

Poco después de las 6:00 de la mañana, la mujer de 32 años y con un embarazo de nueve meses, abordó la camioneta del pastor de la iglesia a la que acude, y cuya familia suele darle alojamiento cuando tiene que internar a su hijo.

Ya en la casa de la familia, en la colonia Nuevo Repueblo, instantes después del arribo comenzó a sentir las contracciones y, minutos más tarde, dio a luz a su segundo hijo en una de las habitaciones.

"Ya estando ella en la cama, descansando, pues ya con los dolores, con las contracciones, ya no pudo moverse. Nosotros la intentamos llevar otra vez al hospital, pero ya no se pudo", comentó la señora Marina Hernández Garza.

Yadira Castellanos Hernández fue oportunamente auxiliada por paramédicos de la Cruz Roja, quienes, tras el alumbramiento, la llevaron, junto con el bebé, al Hospital Materno-Infantil.

"Estamos muy contentos porque la atendieron muy bien (los socorristas). Todo salió muy bien. El niño nació bien y para nosotros es una bendición que todo haya sucedido aquí", recalcó el ama de casa.

Castellanos Hernández es originaria de un pueblito de Veracruz y habita en la colonia Pedregal del Topo Chico, en Escobedo.

Su esposo fue detenido por la policía e internado en octubre de 2013 en el penal del Topo Chico, lo que la familia consideraron una injusticia.

Yadira se quedó a cargo del pequeño taller de carpintería de su marido. Embarazada, combinaba la administración del negocio con la venta de diversos artículos.

"Y se ha dedicado a ir a vender a los mercados. El año pasado le diagnosticaron a su hijo cáncer, y luego a los dos meses su esposo presenta una difícil situación", aseveró Tabita Ortiz, amiga de la joven señora.

Castellanos Hernández fue calificada como una persona de gran corazón, a la que ni el cáncer de su hijo, ni los problemas legales de su esposo, han podido vencer, pues su fuerza es mayor junto con las ganas de sacar adelante a sus seres queridos.

"(Es) Súper luchista y muy valiente, pues ella, como dirían coloquialmente, no se rajó… no se rajó ella. Platicaba con ella y me decía: Me siento muy cansada. Me duele mucho la espalda, pero no puedo detenerme. Tengo a mi hijo y tengo que salir adelante", relató la amiga de la mujer.

Yadira tenía fecha para "aliviarse" el pasado lunes 24 de marzo en el Hospital Universitario, pero tras una revisión le indicaron que aún no era el momento.

Tres días después dio a luz. Jahir, por su parte, se dio cuenta que tenía un hermanito hasta más tarde, cuando sus "hermanos en Cristo" se lo informaron por teléfono.

Agustín Martínez