NOTIMEX
18 de junio de 2017 / 08:01 a.m.

MÉXICO.- Si bien la convivencia entre padres e hijos promueve el aprendizaje de los infantes, en México sólo 14 por ciento de los progenitores realiza alguna actividad didáctica con sus pequeños.

De acuerdo con un estudio elaborado por la Unicef, el tiempo efectivo de convivencia de los padres se ve superado por una participación de las madres mexicanas al reportar 62 por ciento mayor de interacción con sus vástagos.

Según el análisis, elaborado en 74 países, 14 de ellos de América Latina y el Caribe, más de la mitad de los niños de entre tres y cuatro años tiene un padre que no juega o participa en actividades de aprendizaje temprano con ellos.

El documento asienta que entre niños y niñas que viven en zonas urbanas una mayor proporción de adultos participa en actividades de aprendizaje y preparación para la escuela, al reportar un 79 por ciento de interacción comparado con los niños de las zonas rurales que registraron 66 por ciento.

Asimismo refiere que en las actividades de desarrollo de la primera infancia se reportan “diferencias notorias por regiones”, pues la mayor participación de adultos en las actividades de los niños se observó en la región Ciudad de México-Estado de México con 84 por ciento y la menor en la región sur con 66 por ciento.

“Los avances en neurociencia han demostrado que cuando los niños pasan sus primeros años en un ambiente apropiado y estimulante pueden formarse aproximadamente mil nuevas conexiones neuronales por segundo, algo que sólo sucede una vez en la vida.

"Estas conexiones ayudan a determinar su salud, la capacidad de aprender y lidiar con el estrés”, subrayó el representante de Unicef en México, Christian Skoog.

Por otro lado en países de América Latina y el Caribe las estadísticas muestran que sólo entre seis y 36 por ciento de los padres está involucrado en el aprendizaje de sus hijos de entre tres a cinco años, mientras que la interacción de las madres es mucho más alta al oscilar entre 31 y 82 por ciento de participación.

En los hogares de menos recursos de la región el involucramiento de los padres es de cuatro a 22 por ciento, mientras que en los hogares de mayor poder adquisitivo ese tipo de convivencia se reporta en un 39 por ciento, lo que según el organismo favorece el desarrollo integral de los niños.

"Debemos romper las barreras que impiden que los padres provean a sus bebés y niños pequeños de un ambiente propicio para que prosperen, incluyendo el amor, el juego, la protección y alimentos nutritivos.

"Debemos asegurarnos de que todos los padres tengan el tiempo, los recursos y el conocimiento que necesitan para apoyar plenamente el desarrollo temprano de sus hijos", finalizó la directora de Datos, Investigación y Políticas del Unicef, Laurence Chandy.


dezr