MILENIO DIGITAL
24 de diciembre de 2016 / 09:28 a.m.

MÉXICO.- A pesar de ser considerado como un municipio de alto riesgo por el desarrollo de la industria de la pirotecnia, el Cuerpo de Bomberos de Tultepec, Estado de México, apenas está conformado por 22 elementos que trabajan en dos turnos, 11 en cada uno, y atienden los siniestros que se presentan a diario.

El pasado martes ocurrió una explosión en el mercado de pirotecnia San Pablito, que dejó hasta el momento 35 muertos.

Respecto a los heridos, otro menor de edad que resultó con quemaduras fue trasladado a Galveston, Texas, para recibir tratamiento especializado.

EQUIPAMIENTO

Ante un tianguis como el de San Pablito, que será reconstruido, y 300 talleres de pirotecnia asentados a las afueras del poblado, los bomberos apenas cuentan con dos camiones-bomba y dos pipas para apagar incendios, dos ambulancias y tres unidades de rescate ligero.
Por si fuera poco, bomberos y paramédicos tienen un salario de apenas 2 mil 200 pesos a la quincena.

“No contamos con el equipo suficiente o basto que se requiere para las estaciones, falta mucho. Es equipo muy caro, apenas se adquirió, pero no para todos... Recién trajeron equipo de bombero, no nuevo, pero en buen estado, y no alcanzó para todos”, reconoce Marco Antonio Cortina, subdirector de Protección Civil de Tultepec.

Los bomberos del municipio trabajan con uniformes de segunda mano que están en buen estado, por ejemplo, algunos son de sus colegas de Chicago, Estados Unidos, pero otros ni siquiera están completos y a simple vista se ve desgastados, otros incluso están rotos.
Además, a pesar del constante riesgo su salario mensual es de 4 mil 400 pesos.

Aún así, Juan José Pérez lleva más de una década en este oficio, y aunque el día de la explosión estaba de descanso, se puso el uniforme y acudió a auxiliar a los heridos.

“Fue bastante la demanda ese día, nos hizo falta un poco de equipo, hasta cierto punto, pero después llegaron compañeros de la Cruz Roja y otros municipios y ya se pudo dar solución”, explicó.

Antes de la explosión del pasado martes, los 22 bomberos de Tultepec daban atención a dos zonas prioritarias: el mercado San Pablito y el área conocida como La Saucera, donde hay más de 300 talleres de pirotecnia autorizados por la Secretaría de la Defensa Nacional, pero además tienen que estar pendientes de las posibles explosiones en casas que funcionan como talleres clandestinos.

Los vehículos con los que cuentan, aunque funcionales, carecen de nuevas tecnologías y herramientas suficientes para atender emergencias de grandes magnitudes.

“En algún momento el gobernador quedó de enviar unas ambulancias, pero creo que hasta el momento no ha podido ser posible, ya que no las hemos visto llegar”, agregó el bombero.

A pesar de las carencias y los salarios bajos, están orgullosos de su trabajo y no dudan que en cualquier momento del día pondrán su vida en riesgo por salvar a los habitantes de su comunidad.

Los bomberos cuentan con dos estaciones, la principal cerca de la zona centro, y una subestación en las inmediaciones de los polvorines donde hace dos meses explotaron 12 módulos, sin que en ese incidente hubiera fallecidos.

Precisamente en La Saucera, donde los talleres esperan vender sus productos a otros estados o municipios cercanos, perdieron a sus principales clientes que eran los locatarios de San Pablito.

“La venta sí bajará un poco; por ejemplo, los castillos, el cuete de luz, de trueno, todo eso sí nos afectará porque baja la vendimia”, comentó el artesano, Lázaro Ortega.

Aún así aseguran que el negocio se mantendrá por el envío de mercancía para las fiestas de pueblos cercanos.

“Como productores sí nos afecta de una manera u otra, porque la mayoría de los compañeros nos compraban el producto”, agregó Hilario Solano, también artesano.