LORENA LÓPEZ  | MILENIO DIGITAL
20 de septiembre de 2015 / 05:11 p.m.

México.- A pesar de que no ha sido aprobado por el Congreso, tres cuartas partes de los municipios del país ya cedieron el mando de la seguridad a los gobiernos estatales, con lo que 85 por ciento de la población vive en localidades donde funciona en los hechos el mando único estatal.

De acuerdo con el Tercer Informe de Labores de la Secretaría de Gobernación, se registraron avances en 30 entidades federativas, donde se han firmado convenios de colaboración de mando único entre gobiernos estatales y municipales, mientras opera totalmente en el Distrito Federal, lo que representa 72 por ciento del total de municipios.

En el Informe de Labores, la dependencia señala que "se impulsó la implementación del Mando Único Estatal, modelo que incrementa las capacidades logísticas y operativas de las instituciones de seguridad".

Además da cuenta de la construcción de un Modelo Único con estimaciones mínimas de una estructura orgánica policial a nivel estatal, así como procesos de operación homologados conforme al Modelo de Mando Único Estatal y de certificación de los integrantes de las corporaciones policíacas en las competencias profesionales básicas.

Se detalla que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) cuenta con ocho propuestas para implementar la Estrategia Nacional de Desarrollo Policial, enfocada a mejorar el desarrollo profesional, personal y social de los policías, mediante la integración de información nacional de las condiciones laborales y proyección de escenarios sobre el salario policial y profesionalización de los elementos.

LA PROPUESTA

El Ejecutivo envió al Senado el 2 de diciembre de 2014 la iniciativa de reforma a los artículos 21, 73, 104, 105, 115, 116 y 123 para garantizar la seguridad pública a través del Mando Único Policial Estatal, precisar que la seguridad pública será una función a cargo de la Federación y de las entidades federativas, así como facultar al Congreso para expedir leyes que establezcan los delitos y las faltas contra la Federación, además de las penas y sanciones que por ellas deban imponerse.

Sin embargo, estas iniciativas no han sido siquiera analizadas y esperan en comisiones a que se alcance un acuerdo entre las diferentes fuerzas políticas.

Al reunirse con los entonces diputados electos del PRI a la 63 Legislatura, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, indicó que el gobierno federal no está cerrado a la propuesta presentada ante el Congreso de la Unión y que pueden explorarse otras alternativas respecto de la policía estatal.

Entre las posibilidades que abrió para el Mando Único Policial a nivel estatal se encuentra la de establecer excepciones a su aplicación en los casos de las corporaciones municipales que cumplan con el objetivo de reducir los índices delictivos y además que cumplan con los estándares de certificación de sus elementos, niveles salariales y prestaciones efectivas, así como capacitación.