NOTIMEX
7 de julio de 2016 / 11:20 a.m.

Chilpancingo.- Luego de que el martes se reportó el hallazgo de cuatro cuerpos en el nuevo libramiento a Tixtla, ayer fueron abandonados los cadáveres de cinco jóvenes con huellas de tortura sobre la carretera federal México-Acapulco, en el punto conocido como Casa Verde, en Chilpancingo.

Autoridades de Chihuahua reportaron también ocho muertos, por lo que la jornada violenta en las dos entidades alcanzó 13 homicidios.

En Guerrero, se informó que tras una llamada policías localizaron los cuerpos de cinco hombres, de entre 20 a 25 años, con las manos amarradas a la espalda e impactos de bala, así como signos de tortura.

Junto a los cadáveres también encontraron cartulinas en las que se les acusa de extorsionar y secuestrar.

Estas víctimas se suman a las cuatro halladas un día antes en el nuevo libramiento a Tixtla, quienes también estaban amordazadas, tenían impactos de bala y con cartulinas en las que se les señalaba de perpetrar robos.

Con los cuatro cadáveres, la cifra de muertos reportados entre la tarde del lunes y el martes alcanzó la decena solo en la entidad.

El lunes, el profesor del taller de talabartería de la Normal Rural de Ayotzinapa, Gelacio Navarrete, fue atacado a tiros y levantado en la cabecera municipal de Tixtla; horas más tarde, su cuerpo apareció sobre la carretera federal que comunica con Chilpancingo.

Entre las víctimas de esa jornada están el jefe de Seguridad del Centro de Readaptación Social de Arcelia, David Méndez; un niño ultimado durante un velorio, en Acapulco, y el chofer del presidente municipal de Pungarabato Ambrosio Soto Duarte.

Hace dos días, el fiscal general de Guerrero, Xavier Olea, en entrevista, aseguró que “la parte de la Costera, todo Punto Diamante, es 99.99 por ciento seguro”.