13 de noviembre de 2014 / 04:07 p.m.

México.- En mayo pasado hubo imputaciones ministeriales por la comisión de diversos delitos contra el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su secretario de Seguridad Pública, Felipe Flores Velázquez (prófugo), así como contra policías al mando de éste.

De acuerdo con el expediente 82/2014-I de la Fiscalía General de Guerrero y a la averiguación previa SEIDO/UEIDS/4612/2014, de la Procuraduría General de la República, también hubo denuncias contra integrantes del cártel Guerreros Unidos que operaban en esa ciudad y que presuntamente tenían vínculos con ambos servidores.

Debido al avance en las pesquisas de la PGR en el caso Iguala-Ayotzinapa, hoy se puede constatar que varios de esos delincuentes, entonces denunciados, de quienes en las averiguaciones previas se dieron nombres, apodos e incluso direcciones, fueron algunos de los principales ejecutores de la agresión contra estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre.

En la declaración ministerial del ciudadano Ernesto Pineda Vega (efectuada a partir de las 13:00 horas del 1 de mayo de este año en el Centro Regional de Reinserción Social de Acapulco), líder social de la colonia San Miguelito en Iguala, que en abril de este año había denunciado públicamente la existencia de un narcolaboratorio y una fosa clandestina en su barrio, donde fueron hallados seis cuerpos y tres osamentas (ambos hechos fueron confirmados el 10 y el 16 de abril por autoridades locales y federales que aseguraron los sitios), así como numerosos secuestros perpetrados por Guerreros Unidos, aparecen nombres y hechos como estos:

—José Luis Abarca, el alcalde, imputado como presunto autor intelectual de dos asesinatos. Él y su secretario de Seguridad Pública, Felipe Flores Velázquez, señalados como partícipes en secuestros y extorsiones.

—Mario y Rafael Casarrubias, El M y El Mochomo, respectivamente, imputados por ser "el brazo armado del presidente municipal y del director de Seguridad Pública", junto a un grupo de cinco hermanos (Tilo, Osiel, Orebelín, Mateo y Salvador) conocidos como Los Peques, de apellidos Peralta Rodríguez.

Según las averiguaciones de la PGR sobre el caso Ayotzinapa, El Mochomo es uno de los dos líderes de Guerreros Unidos que, meses después, dio la orden de desaparecer y eventualmente asesinar a los estudiantes normalistas.

Los Peques, sicarios al servicio de Guerreros Unidos, dedicados también al narcomenudeo, han sido señalados como algunos de los responsables de la agresión contra los estudiantes, de acuerdo con lo asentado en indagatorias de la PGR.

—La existencia y el domicilio del presunto jefe de sicarios de Guerreros Unidos, El May, a quien también le dicen El Chucky o El Pelón, quien de acuerdo con pesquisas de la PGR sería jefe de plaza en Iguala y habría participado en la desaparición de los estudiantes. De hecho, los policías municipales le habrían entregado a él a los normalistas capturados.

—El Gil, El Gallero, quien de acuerdo con la PGR hoy ya se sabe que se llama Gildardo López Astudillo, líder local de la organización criminal Guerreros Unidos, quien ordenó la desaparición de los cuerpos.

Habitante de Pueblo Viejo, al lado de Cerro Viejo, donde se encontraron nueve fosas clandestinas hace semanas, es, ni más ni menos, quien supuestamente procedió, junto a varios hombres más, a ejecutar a algunos de los estudiantes desaparecidos, de acuerdo con las indagatorias de la PGR, una vez que recibieron órdenes de dos de sus jefes, uno de ellos Sidronio Casarrubias, ya detenido, quien lo instruyó vía mensajes de texto y de voz a través de un teléfono móvil.

—Un modus operandi de secuestros implementado por policías de Abarca y criminales que coincide con el que supuestamente ocurrió durante la agresión contra los jóvenes de Ayotzinapa:

"La policía municipal levanta a las víctimas y ellos las entregan a los Guerreros Unidos, y éstos se encargan de negociar y cobrar sus rescates", declaró Pineda Vega ante las autoridades.

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/ JUAN PABLO BECERRA-ACOSTA