12 de noviembre de 2014 / 03:06 p.m.

 

México.- La desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa y la muerte de seis personas más en Iguala el 26 de septiembre, agudizó la crisis económica que enfrenta Guerrero y que se refleja en pérdidas de hasta 80 por ciento en los comercios y cancelaciones de miles de habitaciones en Acapulco, el principal puerto turístico del país.

Representantes de cámaras comerciales en Acapulco, Chilpancingo e Iguala coincidieron en el impacto negativo que ha padecido el estado durante los últimos años se ha agudizado tras la desaparición de los normalistas.

En Acapulco, por ejemplo, hay pérdidas por un millón de pesos al día y tan solo el puente de Día de Muertos hubo una ocupación hotelera de 35 por ciento, de acuerdo con cifras de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco.

De continuar las marchas, protestas y actos fuera de la ley, estarán en riesgo más de 80 mil empleos en las siete regiones de Guerrero, y la suspensión de abasto de productos por parte de las empresas, alertó el presidente de Coparmex, Joaquín Badillo.

"Tenemos empresas que debido a los daños económicos que les han causado las movilizaciones han sufrido pérdidas considerables en productos y en unidades. Incluso han establecido la posibilidad de suspender operaciones en el estado".

A su vez, la presidenta de la Asociación de Hoteles y Empresas Turística de Acapulco, Mariberta Medina, dijo que tras los hechos de Iguala, la cuestión turística se volvió inestable. "Tenemos por primera vez una situación de inestabilidad turística nunca antes vista en Acapulco. Pues hoy podemos tener una reservación de 75 por ciento y para el miércoles, de 45 por ciento.

"Hasta este momento tenemos 14 mil noches-habitación, pero no reservaciones; es decir, si llegan diez huéspedes y rentan cinco habitaciones por cinco días, serán 50 noches-habitación, y las fechas se suspenden o cambian por las manifestaciones, marchas, mítines y otras actividades", explicó.

A su vez el dirigente empresarial del Frente de Organizaciones Camarales y de Turismo, Alejandro Martínez, sostuvo que la falta de policías en Acapulco ha agudizado la inseguridad para el comercio.

"De manera muy frecuente tenemos altos niveles de inseguridad por la ausencia de agentes. Hay asaltos en el primer cuadro, así como en colonias de la zona conurbada.

"Ocurren de diez a 15 asaltos por día en los diferentes negocios y eso es preocupante, pues no tenemos a quién recurrir", refirió.

En Iguala, donde se dieron los hechos el pasado 26 de septiembre, cuando desaparecieron los 43 estudiantes, la situación no es distinta. La economía municipal ya era lenta desde hace cinco años, pero los comercios han reducido sus ganancias 80 por ciento.

Eduardo Landeros, presidente de Canacintra en Iguala, afirmó que la crisis económica que vive el municipio se agudizó tras esos hechos, pero era un problema que se arrastraba desde hace varios años.

En Chilpancingo, capital del estado, donde se concentra la mayoría de las marchas y manifestaciones, y donde maestros de la Ceteg han incendiado lo mismo el Congreso, sedes de partidos, la Casa de Gobierno, además de saquear comercios, la economía también ha reflejado pérdidas de hasta 80 por ciento.

Fernando Meléndez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial en Guerrero, sostuvo que en ocasiones a los negocios no les alcanza ni para cubrir la nómina de sus trabajadores, lo que hace urgente un programa de incentivos fiscales.

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/LILIANA PADILLA, JAVIER TRUJILLO, ROGELIO AGUSTÍN Y ROBERTO VALADEZ