21 de noviembre de 2014 / 01:27 p.m.

 

México.- Las tres movilizaciones para exigir el regreso con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa que arribaron de manera pacífica al Zócalo capitalino terminaron de forma violenta, por los ataques de encapuchados y anarcos que se enfrentaron con granaderos y policías federales, quienes lograron contenerlos y dispersarlos.

El saldo fue 31 detenidos, entre ellos un chileno y un menor de edad, que están a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) y de diferentes coordinaciones territoriales de la PGJDF.

De acuerdo con cifras oficiales del Gobierno de la Ciudad de México el número de participantes en las marchas fue de 30 mil, aunque los organizadores aseguraron que se unieron cien mil personas.

Por la mañana, antes del arribo a la Ciudad de México de las caravanas del sureste, norte y Guerrero que participaron en la movilización, un grupo de aproximadamente 300 encapuchados que pretendió bloquear las terminales 1 y 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se enfrentó a los granaderos y causó destrozos; en ese lugar dos policías resultaron heridos por quemaduras.

CONDENAN VIOLENCIA

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el gobierno federal no tolerará que grupos ajenos al movimiento de apoyo a los normalistas ataquen a las instituciones y a las fuerzas de seguridad, "por lo que hemos actuado con firmeza y con determinación".

El funcionario dio a conocer un reporte preliminar de 15 detenidos, entre ellos 12 hombres, de los cuales uno es extranjero, y tres son mujeres.

"Llama la atención que una de las personas que actuó con mayor violencia es extranjero (de nacionalidad chilena)", expresó.

Mencionó que las autoridades federales cuidarán y respetarán las expresiones de solidaridad con las familias de los normalistas desaparecidos, pero advirtió que evitarán que grupos violentos se mezclen con este tipo de manifestaciones, pues lejos de llevar a soluciones generan más violencia.

"Es inadmisible (la violencia), grupos ajenos a este movimiento, que se caracterizan por su violencia, y no es la primera vez que lo hacen, agredieron y atacaron a las fuerzas de seguridad", señalo Osorio Chong.

A su vez, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, afirmó que se decidió actuar contra los grupos violentos cuando se detectó que portaban bombas molotov y artefactos con los que podían hacer daño a la ciudadanía.

Aseguró que en coordinación con el gobierno federal se apoyó para resguardar Palacio Nacional con el fin de evitar posibles daños, como ocurrió hace unos días.

Mancera y su gabinete, entre ellos el secretario local de Seguridad Pública, Jesús Rodríguez Almeida, monitoreó el desarrollo de las marchas y giró instrucciones para evitar que fuera afectada la operación del aeropuerto y para detener a los violentos.

FOTO: MilenioMILENIO DIGITAL