2 de marzo de 2014 / 12:12 a.m.

Las sexoservidoras tienen un permanente riesgo de contagio, al no existir un control sanitario, no se realizan de forma continua estudios para tener el diagnóstico de su salud, añadió.

Tuxtla Gutiérrez.- El problema de la prostitución en Chiapas, lo mismo en establecimientos que en plazas públicas, incrementa el riesgo de contraer enfermedades, por falta de controles sanitarios, indicó la activista Rosa María Alvarado Rivero.

Al igual que en bares, restaurantes, cantinas y centros de masaje, incluso en la vía pública como la plaza central de esta capital, mujeres ofrecen el sexoservicio.

Alvarado Rivero, quien es directora del Colectivo Integral para la Salud de la Familia (Cifam), narró en entrevista, que la prostitución es la causa de la propagación del VIH o el Sida, así como gonorrea o sífilis, entre otras.

Explicó que mujeres de todas las edades ofrecen sus servicios y hay hombres que las contratan aún teniendo familia, lo que aumenta el riesgo de enfermedad en sus esposas.

Tenemos el registro de más de seis mil casos de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) en el estado, unos mil 500 llevan tratamientos, señaló.

Detalló que las principales ciudades de propagación son Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, la causa es la práctica de la actividad sexual sin protección.

Consideró que existen responsabilidades compartidas para poner orden entre las autoridades de salud federal, estatal y municipal, mismas que deben aplicar medidas de prevención.

Las sexoservidoras tienen un permanente riesgo de contagio, al no existir un control sanitario, no se realizan de forma continua estudios para tener el diagnóstico de su salud, añadió.

Sobre el tema, la presidenta de la Comisión de Salud del Congreso local, Itzel Francisca de León Villard, planteó dar seguimiento a investigaciones sobre turismo sexual y la trata de personas, que se realiza en la frontera mexicano-guatemalteca.

La legisladora panista afirmó que primero hay que frenar la corrupción y la clandestinidad que se da al amparo de los denominados “giros negros”, donde se pone en riesgo la integridad, seguridad y protección de la mujer.

A la vez, continuó, se requiere elaborar un padrón de establecimientos que operan por municipios, constatar las condiciones en que trabajan y verificar si el personal cumple o no con la ley.

NOTIMEX