CINTHYA BIBIAN / MILENIO
6 de julio de 2015 / 07:39 a.m.

México.- Manuel Jiménez, director de análisis de Banorte, comenzó a recibir correos el domingo 28 de junio. Los textos repetían la noticia: Grecia no pagó sus vencimientos. Sabía antes que nadie que al siguiente día el mercado accionario amanecería con pérdidas.

A esto, Isaac Velasco, analista económico de BX+, quien también esperaba un nuevo golpe para el tipo de cambio explica que “México es un mercado emergente, cuando los capitales buscan refugios más seguros es claro que habrá perdidas”. Para el lunes 29 de junio, el peso presentaría nuevamente máximos respecto a su cotización contra el dólar.

Al cierre del segundo trimestre del 2015, el peso mostró una depreciación de 3.02% frente al dólar, ligando cuatro trimestres consecutivos de perder valor frente al dólar y cotizando alrededor de 15.71 pesos por moneda estadounidense.

Sin embargo, el peor nivel del dólar se registró el 30 de junio, luego de la volatilidad generada por la crisis en Grecia. La afectación proviene de la aversión al riesgo que genera la falta de pago por parte del gobierno griego hacia los mercados emergentes, es decir, aquellos que en los últimos años muestran altas tasas de crecimiento pero que aún se presentan como riesgosos.

A México, como país emergente, la crisis griega le afecta debido a que los inversionistas prefieren refugiarse en instrumentos más seguros, bonos de deuda del gobierno de Estados Unidos o metales como el oro, explica Dolores Ramón, analista de BX+. “El mayor punto de atención desde que la crisis griega se hizo visible en el mercado financiero es el potencial contagio que podría implicar en los mercados de la periferia o mundial”, explica la especialista.

Grecia pone condiciones
Grecia pone condiciones

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de análisis de Banco BX+,  la situación puede ser peor. Los acontecimientos políticos y económicos internacionales que se han presentado en los últimos meses han aumentado la aversión al riesgo en el mercado, por lo que es posible observar ligeras correcciones a la baja en el corto plazo.

Por tanto el tipo de cambio y la Bolsa Mexicana de Valores presentarán mayores caídas, aunque no sólo por el problema de Grecia, también ante la expectativa de cambio en las tasas de interés de la FED.

Sin embargo, la situación de Grecia seguirá siendo potencialmente peligroso para los mercados, especialmente luego de que la semana pasada el gobierno griego pidiera un nuevo rescate que cubriera sus obligaciones de los próximos dos años, pero sin contener ninguno de los ajustes que los acreedores han requerido por meses.

¿Qué pasó?

La volatilidad de los mercados globales es consecuencia de la decisión de la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) de no extender el programa de apoyo a Grecia y la decisión del Banco Central Europeo de no dar más liquidez a los bancos griegos que enfrentan problemas de liquidez.

Grecia incumplió con un pago al FMI al cierre de la penúltima semana de junio y durante el último fin de semana del mismo mes, Grecia estableció controles de capital, limitó los retiros de efectivo a 60 euros por día y decretó un feriado bancario hasta el 6 de julio.

Ahora se espera el resultado del referéndum del 5 julio, pero aún si el gobierno griego decide aceptar las demandas de sus acreedores el Eurogrupo probablemente aceptará otorgar su ayuda bajo los términos de un tercer paquete de rescate, explica Delia Paredes, analista de Banorte.

Grecia seguirá siendo noticia, agregan los especialistas, el próximo 20 de julio, tiene un vencimiento con el Banco Central Europeo por 3 mil 500 millones de euros. De no hacer frente a este vencimiento, se considera entonces que la salida de Grecia de la Eurozona sería un hecho.