24 de diciembre de 2014 / 08:37 p.m.

Veracruz.- Más de un millón de habitantes de Veracruz pasarán la Nochebuena y Navidad sin agua, debido al paro de brazos caídos que realizan trabajadores del Sistema de Agua y Saneamiento que abastece a Veracruz, Boca del Río y Medellín y la toma de la presa Yuribia que distribuye el líquido a Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque.

Las dos zonas metropolitanas más pobladas del estado enfrentan conflictos derivados del incumplimiento de pagos y obras prometidas.

En Veracruz puerto el Sindicato José Azueta del SAS mantiene un paro desde hace tres días porque los más de 2 mil trabajadores sindicalizados y de confianza no han cobrado sus aguinaldos, ni el dinero de la canasta navideña que de acuerdo al contrato colectivo tienen derecho.

En Coatzacoalcos ejidatarios de Tatahuicapan tomaron desde hace tres semanas la presa Yuribia, dejando sin agua a medio millón de personas.

Los pozos recién construidos en Coatzacoalcos, y la distribución de agua mediante pipas no han podido satisfacer la demanda existente, por lo que las protestas y bloqueos de calles y carreteras por este motivo no se han hecho esperar entre los pobladores de Minatitlán, Cosoleacaque y Coatzacoalcos.

RECLAMAN PAGOS

Oscar Galindo Hoz, secretario de organización y propaganda del Sindicato del SAS explicó que durante tres días se han mantenido en plantón en las instalaciones del organismo de agua ubicada en el puerto de Veracruz, esperando les paguen el aguinaldo y otras prestaciones.

Desde la semana pasada los trabajadores iniciaron las movilizaciones, pero fue el lunes 22 de diciembre cuando determinaron tomar las instalaciones, con lo cual gran parte del servicio de suministro de agua, atención a fugas, hundimientos y drenajes azolvados o tapados se suspendió.

Este organismo de agua atiende al millón de habitantes de la zona metropolitana más grande del estado, integrada por Veracruz, Boca del Río y Medellín.

La dirección del SAS argumenta que está en espera de un préstamo que le dará el Gobierno estatal, para pagar además del aguinaldo, el dinero que adeudan a la Comisión Federal de Electricidad que les ha cortado el suministro de energía en las plantas potabilizadoras de agua y tanques de distribución y bombeo.

YURIBIA SECUESTRADA

En tanto, en Coatzacoalcos la situación es más crítica. Han pasado tres semanas desde que los ejidatarios y habitantes de Tatahuicapan tomaran y cerraran las válvulas de la presa Yuribia de donde se distribuye el agua a los municipios petroleros del sur del estado.

La demanda de los hombres del campo es el cumplimiento de obras de caminos, servicios y apoyos a proyectos productivos para municipios serranos de la región sur, prometidos desde hace más de 4 años.

Medio millón de veracruzanos sufren la escasez del agua, que los obliga a comprar el líquido al precio que se lo vendan y a rogar porque llueva para almacenar el líquido para lavar ropa, trastes y bañarse.

En Coatzacoalcos se construyeron nuevos pozos de agua, pero la capacidad de los mismos no alcanza para cubrir la demanda de la población que ya ha recurrido hasta al secuestro de pipas con todo y choferes,  y bloqueos de calles para tener el líquido.

No se vislumbra aún solución al conflicto y la liberación de la presa que ya ha sido secuestrada en ocasiones anteriores, pero no por un lapso tan prolongado.

Los pozos construidos y la distribución de agua mediante pipas no han cubierto la demanda existente y las protestas y bloqueos de calles y carreteras por este motivo no se han hecho esperar.

FOTO Y TEXTO: ISABEL ZAMUDIO