15 de octubre de 2014 / 01:07 p.m.

México.- "Ahí se ven", gritó Benjamín Mondragón Pereda, 'El Benjamón', a los agentes federales con los que se agarró a balazos. Después se pegó un tiro en la cabeza.

Antes de suicidarse, el presunto jefe de plaza de la organización criminal Guerreros Unidos negoció con los federales para que dejaran salir de la casa a su novia embarazada, Bertha Paco López. Los agentes le concedieron su último deseo.

Era la madrugada del martes 14 de octubre. Fuerzas federales habían ubicado al jefe de plaza en una casa en la colonia San Gaspar del municipio de Jiutepec, en Morelos. Montaron un operativo en el lugar. El objetivo: capturar al delincuente de la organización que opera en Morelos y Guerrero.

La Procuraduría de Guerrero ha achacado a Guerreros Unidos la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa. Según las investigaciones, policías municipales de Iguala y Cocula entregaron a los normalistas a miembros de esa organización.

'El Benjamón' o 'El Tío' descubrió la presencia de los elementos y los recibió a tiros. Fuerzas federales y el presunto delincuente intercambiaron disparos. Durante el enfrentamiento resultó lesionado un suboficial, quien recibió un balazo en el brazo izquierdo.

La balacera cesó hasta que el criminal negoció con los agentes para que dejaran salir de la casa a su novia embarazada.

La mujer de 35 años y originaria de Guerrero salió del hogar de una planta y un modesto jardín. Cuando Bertha ya estaba fuera de la vivienda, 'El Benjamón' gritó que saldría "disparando para que me maten".

Benjamín asomó la cabeza por uno de los ventanales de la vivienda para pretender su entrega, declaró el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, en una rueda de prensa.

Después, el delincuente gritó a los elementos "ahí se ven" y se pegó un tiro en la cabeza frente a ellos.

En el operativo se detuvo a Samuel Antúnez Mondragón, de 26 años, y Édgar Antonio Morales Mondragón, de 24 años, ambos sobrinos de 'El Benjamón', y quienes apuntaron con armas largas a los elementos federales.

También fue decomisada una camioneta Nissan X Trail en cuyo interior se encontraron armas largas: dos rifles AR15, cuatro AK47, una escopeta calibre 12 y dos pistolas, una tipo escuadra calibre 9 milímetros y .38 especial.

La puerta de vidrio de la casa conserva los huecos y destrozos que dejaron las balas. En el piso cercano a la entrada hay sangre y en la entrada de la casa una veladora apagada. La casa fue asegurada.

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/DAVID MONROY