MILENIO DIGITAL
30 de enero de 2017 / 09:16 a.m.

MÉXICO.- La Secretaría de Hacienda mantiene en sus previsiones nuevos “ajustes” a los precios máximos de las gasolinas y el diésel los días 4 y 11 de febrero, pero a partir del sábado 18 se determinarán diariamente.

En respuesta a un punto de acuerdo con que la Comisión Permanente del Congreso pidió explicar la metodología para definir los precios máximos de los combustibles, la Dirección General de Política de Ingresos No Tributarios de Hacienda detalló que la fórmula “transparente y objetiva” para hacer el cálculo considera los precios de referencia internacional, los costos de logística y comercialización, así como los impuestos aplicables.

El documento fechado el 20 de enero y remitido al Congreso cuatro días después subraya que los nuevos ajustes se definirán conforme a un promedio de cotizaciones de gasolinas en EU durante la semana previa a cada actualización.

Respecto a las diferencias de los precios máximos en las 83 regiones del país y siete en la frontera norte, la dirección precisó:
“La diferencia en costos entre regiones obedece a la distancia de cada localidad a las refinerías de Pemex, a las terminales de almacenamiento y reparto o a los puntos de importación, así como a los diferentes tipos de infraestructura para el transporte y la distribución del combustible”.

El PRD en la Cámara de Diputados exigió al gobierno federal frenar los gasolinazos y desistir de las nuevas alzas en combustibles previstas para febrero.

“Estamos a días de que comience febrero y con ello vendrán más aumentos a la gasolina, y lo mínimo que esperamos del gobierno es frenar esos aumentos, pues con ello se mostraría que quiere generar unión”, sostuvo el líder perredista en San Lázaro, Francisco Martínez Neri.

Por separado, el vicecoordinador perredista Jesús Zambrano llamó también al Ejecutivo a no caer en la insensibilidad de imponer un nuevo aumento a los combustibles el próximo viernes.
“Si Peña Nieto no da marcha atrás a un nuevo incremento, entonces la gente saldrá a las calles a gritar ¡No al muro, no a Trump!, pero igual ¡No al gasolinazo, no a Peña Nieto!’, porque ambos están actuando contra el bienestar de la gente”, dijo.

En tanto, el PRD en el Senado decidió que, además de impulsar una agenda de defensa a los mexicanos en el exterior, va a proponer la postergación de la liberalización de los precios de los combustibles y el ajuste en los impuestos sobre los mismos.

Confirmó que cabildeará con las demás bancadas el establecimiento de un esquema de precios máximos a bienes de consumo popular, así como un programa agresivo de inversión productiva, que incluya la recuperación y aplicación de las refinerías nacionales.

A su vez, el coordinador priista Emilio Gamboa dijo que el gasolinazo se tocará con el gabinete económico, en la plenaria que inicia hoy, en la que también verán política exterior con el canciller Luis Videgaray y el titular de Economía, Ildefonso Guajardo.

El presidente del PAN, Ricardo Anaya, pidió no aumentar los precios de la gasolina por considerar que pone en riesgo la estabilidad nacional.

“En la primera quincena de enero se registró el peor aumento de los últimos 18 años, debido al incremento de las gasolinas, afectando no solo a quienes tienen un vehículo, sino a toda la población”, refirió el dirigente.