MULTIMEDIOS DIGITAL
22 de junio de 2016 / 07:00 a.m.

Oaxaca.- Autoridades municipales y empresarios de Oaxaca lanzaron un ya basta a la situación de violencia y caos en la entidad por las protestas de los maestros y los enfrentamientos con las fuerzas policiacas, por lo que exigieron que el conflicto se resuelva de manera pacífica y se restablezcan la paz, el orden público y el estado de derecho en el estado.

La iniciativa privada incluso demandó aplicar la ley para retirar los bloqueos y despejar las carreteras que están tomadas por grupos de inconformes.

Dirigentes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y de 19 cámaras empresariales más, entre ellas la Asociación de Hoteles y Moteles de Oaxaca (AEHyM) y la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), lanzaron un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para que se declare al estado “zona de desastre económico”.

Los empresarios señalaron que las condiciones en Oaxaca son las de un estado de excepción por la falta de condiciones de orden y por la situación de la economía local, “gravemente afectada y lastimada por los bloqueos carreteros” que se reportan en la zona de la Mixteca y la región del Istmo de Tehuantepec.

Sin embargo, también demandaron que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) investigue y revise los abusos policiales que se han cometido contra docentes y activistas, y que haya justicia.
“Pedimos que haya una investigación a fondo, apegada a derecho, con el fin de deslindar las responsabilidades necesarias y se sancione y castigue a quienes cometieron abusos y excesos de fuerza”.

A los maestros de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) les pidieron que se deslinden de los actos vandálicos y se replieguen para que se terminen las acciones violentas y se instale el diálogo con las autoridades.

Los integrantes de la IP dijeron que les preocupa la violencia y los saqueos que se están registrando a raíz del conflicto, por lo que demandaron la aplicación del estado de derecho y castigo a los grupos de la delincuencia y vándalos que están aprovechando la situación para cometer actos delictivos, con el fin de que se restablezcan las condiciones de seguridad.