AP
23 de febrero de 2016 / 06:14 p.m.

Washington.- Alfredo Beltrán Leyva, alias 'El Mochomo' quien según las autoridades alguna vez mantuvo una estrecha relación con el capo Joaquín 'El Chapo' Guzmán, se declaró culpable el martes en una corte federal de Washington, donde admitió haber ayudado a enviar toneladas de cocaína de Sudamérica a Estados Unidos.

Beltrán Leyva, líder del cártel mexicano formado por los hermanos de esos apellidos, fue detenido en México en 2008 y extraditado hace dos años. Hizo su declaración semanas después de que Guzmán, el notorio capo del narcotráfico, fuera capturado por las autoridades mexicanas luego de haberse escapado de prisión.

Aunque la declaratoria de culpabilidad resuelve el caso sin que tenga que presentarse una gran cantidad de evidencia, los fiscales indicaron en documentos de la corte que estaban preparados para demostrar que Beltrán Leyva vendía drogas a pandillas en Estados Unidos a cambio de armas, que encabezaba comandos de sicarios que torturaban y asesinaban a rivales, y que pagó sobornos a autoridades del gobierno mexicano. Un testigo iba a declarar que una vez vio a Beltrán Leyva volver de una reunión con Guzmán en la sierra, vestido con un chaleco en el que portaba granadas.

"Durante décadas, Alfredo Beltrán Leyva ayudó a liderar uno de los cárteles del narcotráfico más célebres del mundo, provocando violencia generalizada y afectando vidas", dijo la secretaria de Justicia Loretta Lynch en un comunicado.

El arresto de Beltrán Leyva fue uno de los primeros grandes golpes de las autoridades mexicanas en su combate al crimen organizado que comenzó en los primeros días de gobierno del ex presidente Felipe Calderón.

La organización de los Beltrán Leyva estaba encabezada por Alfredo y sus hermanos luego de crecer como un brazo del cártel de Sinaloa, liderado por Guzmán. El grupo de los Beltrán Leyva traficaba drogas y personas, y realizaba operaciones armadas para la organización de Sinaloa, de mayor tamaño.

De acuerdo a los fiscales federales
, la relación entre ambos grupos se rompió tras el arresto de Alfredo Beltrán Leyva en 2008. Sus hermanos culparon a los líderes del cártel de Sinaloa por su arresto, y la división provocó una sangrienta batalla entre ambos grupos en momentos en que el grupo sinaloense estaba enfrascado en una guerra con el cártel de Juárez por el control de las rutas de tráfico de drogas y personas en el norte de México.

El grupo de los Beltrán Leyva comenzó a dividirse a finales de 2009, cuando un hermano, Arturo, quien ocupó el lugar de Alfredo, muriera a manos de la Marina de México, y otro de sus hermanos, Carlos, fuera detenido dos semanas después. Otro de los hermanos, Héctor, fue arrestado en octubre en San Miguel de Allende, en el centro del país.

La posición que ocupaba Beltrán Leyva como aliado de confianza significa que cuenta con mucha información sobre el trabajo interno de uno de los cárteles del narcotráfico más poderosos de México. Pero su declaratoria de culpabilidad no lo obliga a cooperar con el gobierno, aclaró un portavoz del Departamento de Justicia.

Michael Vigil, un ex jefe de operaciones internacionales de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), dijo recientemente que, en un momento dado, Beltrán Leyva se ocupó de la logística y el pago de sobornos a autoridades públicas a nombre del Cártel de Sinaloa y que él y sus hermanos ayudaron a la organización a expandir su territorio.