19 de junio de 2014 / 01:48 p.m.

Punta de Mita.- En el marco del arranque de la IX Cumbre de la Alianza del Pacífico, este próximo 20 de junio, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, recibirá de su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, la Presidencia Pro Témpore de uno de los dos bloques económicos más importantes de Latinoamérica.

Creada hace poco más de dos años, en el 2011, la Alianza del Pacífico (AP), conformada por Chile, Colombia, México y Perú, se ha convertido rápidamente en el acuerdo de integración más ambicioso y promisorio de América.

Como bloque, representan la octava potencia económica a nivel mundial, con una población de 214 millones de personas y un PIB per cápita promedio de 10 mil 294 millones de dólares.

El pasado 10 de febrero, los mandatarios de los cuatro países suscribieron el Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, uno de los acuerdos de libre comercio más amplios a nivel mundial y un evento sin precedente en América Latina, ya que contempla la desgravación inmediata del 92.10 por ciento del universo arancelario común.

Actualmente la AP ya representa en conjunto el 35 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Latinoamérica. Y dado que las economías de los cuatro países que la integran son muy abiertas, concentra más del 41 por ciento del comercio de América Latina con el resto del mundo.

De acuerdo a cifras de la OCDE, los cuatro países exportan cerca de 445 mil millones de dólares en conjunto, es decir, 60 por ciento más que el Mercosur, el otro bloque latinoamericano conformado por Brasil, Argentina, Venezuela, Bolivia, Uruguay y Paraguay.

Si bien el PIB de Mercosur en este momento es un 24 por ciento mayor al de la Alianza del Pacífico, la Alianza contribuirá un 27 por ciento más que Mercosur al crecimiento mundial en los próximos 10 años y, a este ritmo, la superaría en tamaño dentro de unos 15 años, según analistas del tema.

Los más recientes informes sobre perspectivas económicas mundiales, como el del Fondo Monetario Internacional (FMI) o el del Instituto para las Finanzas Internacionales (IIF) de Washington, reconocen que el futuro a corto y medio plazo de la Alianza del Pacífico es más prometedor que el del Mercosur.

Sus informes señalan que la AP crecerá este año entre un 3 y 4 por ciento; mientras que Brasil, Argentina y Venezuela, las economías que representan el 98 por ciento del PIB del Mercosur, crecerán apenas entre un 0.6 y 1 por ciento. Uruguay y Paraguay tienen mejores previsiones de crecimiento que sus socios, pero sus economías son muy pequeñas.

REUNIÓN AP Y MERCOSUR

A diferencia del Mercosur, la AP esta abierta para el país que quiera acceder, señalo en entrevista la canciller de Perú, Eva Rivas Franchini,quien adelanto que incluidos los países del Mercosur, con quienes habrá una reunión a mitad de este año, cualquiera que cubra los requisitos puede adherirse.

Hoy en día de los 32 países observadores, entre los que se encuentran Reino Unido, España, Francia, Alemania, Portugal, Italia, Israel, Japón, China, Australia, Canadá, Estados Unidos, sólo Costa Rica está en proceso de integración a la AP, seguida por Panamá.

La funcionaria peruana comento que hace tres semanas hubo una reunión entre cancilleres de los países de la AP en la que acordaron llevar a cabo un acercamiento con los países del Mercosur.

"Como países y gobiernos democráticos, no nos podemos negar a conversar y lo que quedamos, es en tener una reunión con los países del Mercosur y otros mecanismos de América Latina, para contarles la experiencia y los avances que tiene la Alianza del Pacífico", comento Rivas Franchini.

Destaco que "no hay que ver a la Alianza como un tema político que niegue la entrada a países o que se perciba como Mercosur versus Alianza".

El canciller mexicano, Jose Antonio Meade Kuribreña coincide con esta visión ya que destaco que en la agenda de esta IX Cumbre de la AP "estamos trabajando una estrategia de integración con los otros países observadores".

Con las cifras y las perspectivas de crecimiento de la AP , resurge la frase que el entonces presidente de Perú, Alan García, suscribió en el encuentro presidencial en que se suscribió la Declaración de Lima que formalizo la Alianza:

"Esta no es una integración romántica, una integración poética, es una integración realista ante el mundo y hacia el mundo".

FOTO: Notimex

NOTIMEX