MILENIO DIGITAL 
26 de septiembre de 2015 / 08:40 a.m.

Ciudad de México.- A un año de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa y la muerte de seis personas en Iguala, Guerrero, familiares de las víctimas, organizaciones y sociedad marchan en la Ciudad de México con la misma exigencia: saber qué pasó con los jóvenes.

La versión oficial, la llamada "verdad histórica", que dio a conocer el entonces procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, el 27 de enero, es que los normalistas fueron detenidos por policías de Iguala y Cocula y después los entregaron a criminales de Guerreros Unidos, quienes los mataron, los incineraron en el basurero de Cocula y arrojaron los restos a un río. Los papás han rechazado esa versión, pues argumentan que el caso fue armado a partir de declaraciones de delincuentes.

Ante la duda de los padres, el gobierno federal solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos brindar asesoría técnica, la cual ocurrió con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes del 2 de marzo al 2 de septiembre.

En su informe dado a conocer el 6 de septiembre, el grupo de expertos respaldó parte de la investigación de PGR. Lamentó no poder decir con certeza dónde están los jóvenes, hizo 20 recomendaciones al Estado mexicano, descartó la versión de que 43 estudiantes fueron incinerados en un basurero de Cocula y planteó la hipótesis de que los estudiantes pudieron ser agredidos violentamente al tomar un quinto camión que, sin saberlo, hubiera estado cargado de droga.

A un año del caso Iguala
El 27 de enero, Jesús Murillo Karam dio a conocer en rueda de prensa la 2verdad histórica". | FOTO: AP

La Procuraduría insistió que en el tiradero sí fue calcinado un grupo de personas, pero anunció que se realizaría un tercer peritaje con peritos del más alto nivel.

En este año, las autoridades han detenido 111 personas presuntamente involucradas en la desaparición de los normalistas, de las cuales 52 eran policías de Iguala, 19 de Cocula y 40 miembros de Guerreros Unidos, entre ellos el ex alcalde José Luis Abarca Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa. Además del líder de ese grupo Sidronio Casarrubias; su operador Gildardo López Astudillo, quien presuntamente señaló a los normalistas como integrantes del grupo criminal Los Rojos y a Felipe Rodríguez Salgado, 'El Cepillo', quien ordenó quemar a los jóvenes. Una pieza clave que falta por ser detenida es el secretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez.

Un año sin los 43; la tragedia que marcó a México
El ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa María de los Angeles Pineda, fueron señalados como ordenadores del crimen. | FOTO: ESPECIAL

La PGR, con ayuda de la Universidad Médica de Innsbruck, en Austria, ha identificado que fragmentos de huesos incinerados, hallados en una bolsa en el río San Juan, pertenecen a los normalistas desaparecidos Alexander Mora Venancio y Jhosivanni Guerrero de la Cruz.

El 27 de febrero Murillo Karam dejó la Procuraduría y cuatro días después la ex senadora Arely Gómez asumió el cargo.

Según el vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez, distintas dependencias federales se han reunido en más de 50 ocasiones con los familiares y representantes de los normalistas; dos de ellas han sido con el presidente Enrique Peña Nieto. La primera fue el 29 de octubre, en la que el mandatario acordó con los padres 10 puntos, entre ellos fortalecer los esfuerzos para encontrar a los jóvenes, crear una comisión mixta y pedir el apoyo de la CIDH. De los 10 puntos, tres se cumplieron totalmente y los demás están en proceso o se suspendieron.

Un año sin los 43; la tragedia que marcó a México
El 27 de febrero Murillo Karam dejó la Procuraduría y cuatro días después la ex senadora Arely Gómez asumió el cargo. | FOTO: AP

La segunda ocurrió hace dos días. Los familiares de los estudiantes plantearon ocho exigencias, entre ellas la creación de una unidad especializada de investigación con supervisión internacional y que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH continúe en la investigación un año más.

El Presidente planteó seis compromisos, en los que ordenó la creación en la PGR de una fiscalía especializada para la búsqueda de personas desaparecidas; aseguró que el caso Ayotzinapa no ha sido cerrado; prometió incorporar a la investigación las recomendaciones del grupo de expertos, la atención a víctimas y la integración de un grupo de peritos para analizar el basurero en Cocula, donde supuestamente fueron incinerados los 43 normalistas y que se invitará a José Torero, el experto que colaboró con el GIEI y que asegura que los normalistas no pudieron ser incinerados en el basurero.

El presidente agregó que los expertos permanecerán seis meses más en la investigación.

Hoy, a un año del ataque y desaparición de normalistas, se desconoce dónde están los 43 estudiantes y por qué fueron atacados en Iguala.